Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El viaje a caballo de dos jóvenes por Uruguay

    Compartir:

    Carlos Cardozo, de 24 años, y Nicolás Lanfranco, de 22, de Rivera, en Uruguay, pusieron en marcha una idea poco habitual al poco de terminar sus estudios: recorrieron Uruguay a caballo.

    Invirtieron en la travesía un total de 71 días y la frase que mejor resume la aventura fue que la gente les proporcionó la mejor experiencia durante el mismo.

    En un principio, el proyecto que tenían en mente para celebrar que se graduaron era recorrer Sudamérica como mochileros, y con un tercer amigo que finalmente no pudo acompañarlos.

    Tras pensarlo y darle vueltas, decidieron cambiar la idea por la de recorrer, no parte del hemisferio sur del continente americano, sino su propio país, "pero no por ruta, no como turistas, sino a caballo, por caminos vecinales y viendo esos lugares que no siempre hay tiempo para ver cuando uno viaja en auto", indica Cardozo.

    Para ello se llevaron tres caballos cada uno además de una mula, que llevaba el cargamento: ollas, algo de ropa, ponchos, una carpa y el surtido que iban comprando en tiendas y establecimientos que encontraban a su paso.

    La travesía consistió en 1.800 kilómetros, partiendo de Vichadero, a donde regresaron el pasado 15 de agosto. El recorrido les llevó inicialmente por la frontera con Brasil hasta llegar a Río Branco. Visitaron la Laguna Merín, aunque al encontrarla algo crecida debieron desandar el camino para cruzar a Rocha. Pasaron por Vergara, Castillos, luego Maldonado, Piriápolis, y conocieron varias localidades de Canelones, San José, Colonia, Soriano, Río Negro, Paysandú y Tacuarembó.

    "De los 71 días, solo seis dormimos en la carpa. Todos los demás estuvimos en casas donde la gente nos daba alojamiento", cuenta Carlos, demostrando así que se llevaron un grato recuerdo del trato recibido ya que "lo más lindo del viaje fue la gente".

    De hecho, según reconocieron los jóvenes, el viaje pudo ser mucho más corto si no fuera porque en cada estancia que se quedaban los anfitriones los invitaban a pasar unos días con ellos, los llevaban a recorrer la zona y hasta invitaban amigos para que los conocieran y conocieran acerca de su travesía.

    Tanto llegaron a llamar la atención local en alguno de los puntos de su aventura que en una ocasión, mientras les estaban entrevistando en una radio de Centurión, en Cerro Largo, una señora se acercó al estudio junto a toda su familia. "Los tenía que conocer", les comentó, "porque ustedes van a recorrer el mundo a caballo". La vecina iba acompañada de sus hijos, nietos y su padre, de 90 años.

    Por supuesto, como en toda aventura que se precie por su singularidad, los jinetes mantuvieron un diario escrito del viaje y filmaron en distintos lugares. "En principio para recuerdo nuestro, nada más, pero capaz que más adelante podemos armar algo", afirma Carlos.

     

     

    Fuente e imagen:  subrayado.com.uy

    Artículos
    Suscríbete al boletín