Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La Historia de la Ruta por Navarra con 7 Jinetes

    Compartir:

    Hacía años, hasta casi un siglo, que las riberas del río Ega a su paso por Estella no servían para dar de beber a los caballos. Y eso que las orillas del puente del Azucarero, enmarcadas por la trasera del barrio monumental y el casco viejo de Ruiz de Alda, no hacían atemporales a los animales que recobraban fuerzas. Pero la estampa sí se volvió anacrónica cuando la expedición enfiló la carretera de Fray Diego y su hilera de pisos del siglo XX.

    Entre el grupo de los siete jinetes se encontraba José Mari Samanes Samanes, un agricultor de 43 años de Arguedas y propietario de una casa rural en Las Bardenas. "Fue allí, hace una década, cuando conocí a cinco franceses locos por los caballos. Como yo también tengo afición, quedamos desde entonces para una vez al año hacer rutas al estilo de las de antes, con sólo los caballos y vivaqueando cuando se nos hace de noche".

    En total, suelen acumular viajes de más de 200 kilómetros y en esta ocasión serán 250 repartidos en algo más de semana y media por la geografía foral. "Salimos de Zugarramurdi el domingo día 3 y de ahí hemos pasado por Santesteban, Irurtzun, Ollo, los altos del valle de Goñi, la sierra de Urbasa-Andía y Baquedano. Hoy nos hemos bajado a Estella porque teníamos que hacer acopio de provisiones", indicaba Samanes. En su primer viaje partieron de las Bardenas y llegaron hasta los Picos de Europa, recordaban.

    Después, tenían intención de tomar la ruta jacobea y continuar al menos hasta Viana. "Mucha gente nos está preguntando si somos peregrinos. Y cuando les dices que no, entonces se quedan extrañados y te preguntas que porqué vamos así", añadía el jinete navarro. "Pero algún día haremos el Camino de Santiago", añadía uno de sus compañeros de viaje franceses, que como el resto procede de la ciudad de Pau. También participa en lo que ellos mismos definen como aventura Adolfo Aznárez Rivera, de Sádaba (Zaragoza) y de 40 años. "Por culpa de un accidente estoy jubilado. Me dijeron que para darle más movilidad a las extremidades era bueno que montara a caballo. Y lo que empezó siendo como una terapia ha terminado convirtiéndose en una gran afición. Estos días me hacen muy feliz", comentaba.

     

     

    Artículo e imagen originalmente publicado en diariodenavarra.es el 20/09/2011

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín