Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Ruta A Caballo - La Sierra de Alcaraz

    Compartir:

    El camino utiliza el trazado de la línea del ferrocarril Baeza-Utiel, que formó parte de una red viaria continua que pretendía unir Andalucía con Francia a través del Levante Español. Este gran proyecto ferroviario comenzó su construcción en el año 1927 y se abandonó treinta años después, sin que ningún tren llegase a circular por ella.

    El recorrido comienza en las proximidades del pueblo El Jardín, en la provincia de Albacete, tras atravesar el río con el mismo nombre. Para ello hay que coger un camino, que se encuentra justo al lado de un supermercado y seguirlo hasta encontrar el punto de inicio de la ruta. Una vez en esta zona y tras observar la cartelería hay que tomar la dirección al primer túnel.

    A la salida de este túnel hay, a la derecha, una extensa chopera y una caseta, como las que se encuentran a lo largo del recorrido, que alimenta la luz del túnel mediante paneles solares. Al poco tiempo aparece otro túnel y, tras él, un recorrido a través de choperas delimitadas por talanqueras de madera a los lados del camino. En esta zona es posible ver arbustos espinosos cuyos frutos son comestibles. Se trata del espino albar (Crataegus monogyna) y el rosal silvestre o escaramujo (Rosa sp.). También es posible ver otros frutos comestibles como las bellotas que proporcionan las encinas.

    A continuación el Camino Natural entra en una zona con taludes con malla metálica a ambos lados donde aparece la señal de km 50, seguidamente, un puente con valla metálica y, al fondo, un pequeño túnel. En este puente quizá sea posible escuchar los escandalosos graznidos del arrendajo y, con un poco de suerte, observarlo. Antes de alcanzar el túnel, una señal indica la presencia de un cruce que hay que atravesar. Este tipo de cruces y de señalizaciones son frecuentes en el recorrido por lo que habrá que ser respetuoso con ellas en todo momento.

    Al salir del túnel aparece la señal de km 51 y un denso cultivo de chopos a la derecha. En breve se llega a una bifurcación, cuyo carril izquierdo lleva a una estación abandonada, mientras que el camino continúa por el carril derecho. En cualquier caso, ambos carriles se unen al dejar atrás la estación, por lo que en ningún caso existe motivo de pérdida. En esta zona se encuentran algunas matas densas de zarzamora, por lo que si el recorrido se realiza a finales del mes de septiembre es posible deleitarse con algunos de sus frutos.

    Metros más adelante aparece, a la derecha, una pequeña zona de descanso custodiada por un ejemplar de sabina albar, árbol productor de una excelente madera. Si se sigue el camino se observa, a la derecha, una planicie dedicada al cultivo y, a la izquierda, un encinar. Posteriormente, aparece una casa en ruinas, mientras que a la derecha y, al otro lado de la carretera, puede verse la cortijada de Villaverde. Poco después se vuelve a atravesar otro túnel a cuya salida, y a la derecha, vuelve a aparecer la ya habitual talanquera de madera.

    Tras pasar el km 54 se observa un tramo donde hay una curva con dos muros: el de la izquierda es bastante alto, mientras que el de la derecha mide aproximadamente la mitad que el otro.

    Algo antes del siguiente túnel aparece un desvío a la derecha que se dirige a Los Chospes. Esta población, que se ve a la derecha y un poco antes de adentrarse en el túnel, puede ser un buen punto para visitar la Laguna del Arquillo, de origen kárstico, y declarada Monumento Natural.

    También es posible visitar la Laguna de los Ojos de Villaverde, donde es posible observar un buen número de aves acuáticas. Al pasar el túnel mencionado anterior aparece a pocos metros otro de escasa longitud. Tras él, un área de descanso, a la derecha. Algo más adelante, el olfato advierte al excursionista de la proximidad de una explotación ganadera a la derecha del camino. Más adelante, pero ahora a la izquierda, se ve un vallado cinegético tras el cual se encuentra un alto muro de piedra, a la altura del km 57. Siguiendo el camino se observa al fondo y a la derecha la población de El Cubillo.

    Este municipio puede observarse desde el siguiente área de descanso que el visitante podrá encontrar al subir unas escaleras a la altura de un puente que cruza el camino.

    Poco después se pasan otros dos puentes que mantienen los soportes para la barandilla, habiéndose perdido ésta. Ya cerca del km 61, hay otro nuevo puente, esta vez con barandilla, que vuelve a cruzar el camino. En este tramo se pueden observar algunos de los préstamos de tierra que se usaron para construir el trazado ferroviario sobre el cual se asienta este Camino Natural.

    Pronto se alcanza un área de descanso y justo al lado aparece un buen lugar donde alojarse. Se trata de las casas rurales "Vía Verde", un interesante campamento base para explorar la zona. Tras el descanso, el camino continúa cruzando la carretera por un paso subterráneo. Poco después de salir de él, se ve una gran nave con el tejado rojo que queda a la derecha. En ese punto comienza un tramo de campo de cereal con dehesa de encinas y sabinas entre muros de piedra, así como los típicos majanos o acumulaciones de piedra que el agricultor extrae del terreno.

    Tras pasar un puente con barandilla metálica se ve, a la izquierda, el cruce que lleva a Robledo. El camino sigue recto, deja a la izquierda una construcción en ruinas y pasa por debajo de un puente de piedra, a la altura del km 64. De esta forma se llega a una hondonada que el camino atraviesa sin perder altura y que tiene chopos a ambos lados, los cuales resultan especialmente atractivos en la época otoñal.

    El camino continúa y pronto aparece otra área de descanso junto a una estación abandonada. En este punto el camino no transita exactamente por la antigua vía de ferrocarril, sino por un puente de piedra. Al llegar al siguiente cruce, si se sigue recto, se llega a una valla verde. En este punto hay que girar a la derecha, bordeando la carretera y dejando ésta a la izquierda para observar, a la derecha, una cantera. Así, hasta llegar al punto en donde el camino cruza la carretera, mediante paso subterráneo, a la altura del km 67.

    Se vuelve a pasar por debajo de otro puente, para llegar a una fuente de la que emana un agua sin control sanitario, tras la que aparece un túnel de corta longitud a cuya salida aparece un área de descanso y después otro túnel. Se vuelve a pasar al lado de otra de las infraestructuras ferroviarias en ruinas, para llegar rápidamente a otros tres túneles, que aparecen bastante seguidos para ver, un poco más tarde, otra de las ya clásicas edificaciones derruidas.

    Un poco más adelante, el camino empieza a describir una amplia curva hacia la izquierda que lleva a dos impresionantes viaductos. Una vez se hayan cruzado, se vuelve a pasar por debajo de otro de los característicos puentes, desde donde se observan, al fondo, los molinos de un parque eólico. De esta forma se llega a un puente de madera y acero corten, que sobrevuela la carretera. Poco antes de la entrada, el último túnel conduce al final del recorrido, donde se encuentra un área de descanso para reponer fuerzas antes de iniciar el regreso a El Jardín.

     

     

    Otros artículos relacionados que te pueden interesar:

    Ruta a Caballo por la Sierra de San Quílez

    Ruta a Caballo por La Jara, Toledo

    Ruta a Caballo por las Vegas del Guadiana

     

     

    Fuente e imagen: marm.es

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín