Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    ¿Qué tipo de forraje debe comer un caballo?

    ArtículoCómo - Alimentaciónjueves 19 julio 2012
    Compartir:

    Es de sobra conocido por todos, o debería serlo, que los caballos necesitan ingerir grandes cantidades de fibra vegetal pues poseen un estómago ciertamente delicado a pesar de su gran tamaño.

    Si bien podemos recurrir a complementar la dieta equina con pienso, el forraje o el heno debe constituir la base de su alimentación.

    Existen tres tipos de forrajes adecuados para los caballos: la hierba (heno de campo o prado), la alfalfa y trébol (heno de alfalfa), y los de cereales (heno de avena). El uso mayor o menor de uno u otro tipo de heno nos vendrá dado por el tipo de caballo y su nivel de actividad física.

     

    Hierba o Heno de Prado

    Este tipo de forraje es muy natural y el que acostumbra a abundar en el campo. Por su fácil digestión y su bajo nivel en almidón se convierte en el tipo de heno apropiado para caballos que sufran problemas respiratorios ya que contiene mucha menos cantidad de polvo que el resto.

    La hierba puede constituir la fuente principal de forraje siempre que añadamos algo de pienso o alfalfa a la dieta del caballo para aportar mayor número de nutrientes.

     

    Alfalfa

    Sin duda, es el forraje que mayor nivel de proteínas, calcio y almidón aporta al caballo. Es aconsejable para aquellos caballos que realizan labores de trabajo, gran esfuerzo físico o en yeguas gestantes o lactantes.

     

    Cereales o Heno de Avena

    Este tipo de forraje contiene un alto porcentaje en sílice, elemento que puede resultar indigesto. No deberemos basar la dieta del caballo exclusivamente en este tipo de heno, pues  estaremos privando a nuestro animal de otros nutrientes.

    En cualquier caso, seleccionemos un tipo de forraje u otro, tendremos que contar con que el heno debe estar disponible para el caballo unas 18 horas al día, de modo que es conveniente poner a su disposición suficiente cantidad forraje de bajo contenido energético que ayude a mantener su estómago lleno durante  todo el día.

    Tendremos en cuenta que si un caballo consume demasiada energía se mostrará nervioso, y, por el contrario, si no come suficiente cantidad de forraje al día, sus paredes intestinales pueden irritarse. Y recordaremos que un caballo debe comer cada día, como mínimo, el 1% de su peso en forraje.

     

     

    Imagen: José Luis Ávila Herrera

    Artículos
    Suscríbete al boletín