Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La Hierba como base natural de la alimentación ecuestre

    ArtículoCómo - Alimentaciónlunes 14 febrero 2011
    Compartir:

    La hierba es, por naturaleza, el alimento predilecto del caballo, pues durante milenios ha sido y continúa siendo su fuente de alimentación más accesible.

    Además, las propiedades de la hierba (abundante en leguminosa) la convierten en el truco perfecto para aumentar el tránsito estomacal de los equinos. También es rica en vitaminas y minerales pero hay que recalcar que su valor nutritivo es más bien pobre, por eso es recomendable complementar la dieta del caballo con otros alimentos y no limitarnos únicamente a dejarlo pastar.

    Al respecto, hay que tener en cuenta que la hierba crece y se desarrolla en función a las temporadas y los terrenos. Por tanto, una hierba joven, crecida en primavera o en otoño es más apetecible y mejor alimento que una hierba estival, cuando se seca y pierde su frescura.

    Tampoco hay que abusar de la hierba primaveral, pues es tan abundante en agua, nitrógeno, potasio y fósforo, que provoca pesadez de estómago en el caballo y diarreas así como riesgo de cólicos. Por eso, no es recomendable que en esa época del año soltemos a nuestro caballo con facilidad, especialmente si el animal acostumbra a permanecer estabulado la mayor parte del año. En este caso habrá que introducirlo poco a poco en el pasto de hierba. Los caballos que pastan todo el año en ya tienen su cuerpo y sistema digestivo acostumbrado, con lo cual, el riesgo de estos caballos es menor que el que corre un caballo que apenas tiene oportunidad de pastar a campo abierto.

    Comentábamos anteriormente que la calidad de la hierba, además de la temporada estacional, también depende del terreno, del suelo en el que crezca. Esto condiciona la alimentación complementaria del caballo. Es decir, si ofrecemos a nuestro caballo hierba de un buen pasto, ésta transitará muy rápidamente por su aparato digestivo, con lo cual, deberemos darle sólo la mitad de la ración del forraje en hierba y ésta dársela antes del forraje. Pensemos que si le damos la hierba después del heno el caballo sufrirá de gases.

     

    Artículos relacionados:

    El Heno

    La Remolacha Forrajera

    La Avena

    Salvado

    Maíz

    Las Zanahorias

    Aceite de Hígado de Bacalao

    Aceite de Linaza

    Golosinas

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín