Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    La Importancia de la Fibra en la Alimentación Ecuestre

    ArtículoCómo - Alimentaciónjueves 03 febrero 2011
    Compartir:

    Los caballos consumen grandes cantidades de fibra en forma de forraje. Cuando la fibra es descompuesta por los organismos microbianos, se sueltan ácidos grasos volátiles, como el acetato, el propionato y el butyrato. La absorción del acetato y del butyrato puede ser usada inmediatamente por el caballo como energía, o también puede ser almacenada como grasa.

    El propio acetato se puede convertir en glucosa y también en grasa. Las investigaciones han demostrado que los caballos que consumen dietas altas en forraje, producen estos ácidos grasos volátiles que, a su vez, les proporcionan cantidades sustanciales de energía. Cuando los microbios fermentan la fibra, también se producen derivados de calor y gases. Ésta es una gran pérdida de energía útil para el caballo y es una razón adicional por la que los hidratos de carbono simples, como los almidones, proporcionan más energía por unidad de peso que los forrajes.

    Así pues, ¿cómo afecta esta información a la alimentación de nuestro caballo? Las plantas se vuelven más leñosas cuanto más crecen. Esto significa que las plantas más viejas son menos digestivas para los caballos. Las plantas jóvenes (primeros henos cortados y los pastos bien cuidados) tendrán menos lignina y, por consiguiente, proporcionarán nutrientes más útiles al caballo.

    Por otra parte, legumbres como la alfalfa tienden a ser más fácilmente digeribles que algunos tipos de hierbas. También debemos considerar como una buena alternativa al heno, la paja, ya que, aunque no sea una fuente adecuada de nutrientes para el caballo, sí satisface su necesidad de masticar.

    La pulpa de remolacha no solo tiene un contenido muy alto en fibra, sino que es, además, muy digestiva. Otros alimentos altos en fibra incluyen trigo y el salvado del arroz. Estos, sin embargo, deben ser dados a nuestro caballo con precaución debido a sus altos niveles en fósforo y bajos en calcio.

    En resumen, los caballos requieren fuentes de fibra de buena calidad. Las mejores y las más digestivas para el caballo son los largos tallos cortados del heno temprano así como un pasto bien cuidado.

    Los caballos con una mayor necesidad de energía o de proteínas (debido a su pesado trabajo, crecimiento, embarazo o lactancia) requerirán más nutrientes que los que puede proporcionarles el forraje y, por tanto, deberán ser alimentados con otras fuentes energía más conocidas.

    Debido al complicado aparato digestivo equino, muchas personas consideran que porque la fibra no es fácilmente digerida por el caballo, esto significa que no se debe incluir en su dieta. Todo lo contrario, la fibra es un componente muy importante en la dieta del caballo debido a la propia naturaleza del tracto digestivo del caballo. Los caballos tienen un intestino grueso que actúa como una gran cuba de fermentación para los organismos microbianos que allí habitan. Si no se les proporcionase fibra a estos organismos, morirían descargando toxinas en el cuerpo del caballo. Además, los caballos tienen también un fuerte deseo de gastar tiempo pastando y masticando. Este deseo se satisface fácilmente proporcionándoles grandes cantidades de forraje que si no se proporcionasen, serían causa de vicios.

     

    Puede que te interese conocer la siguiente información relacionada:  

    Paja de trigo y cebada y su relación con la fibra

    Marcas de pienso

    Buenas pautas a seguir para la alimentación de tu caballo

    Guía para la alimentación de un caballo

    Tipos de forrajes

    ¿Cómo funciona el aparato digestivo del caballo?

     

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín