Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Paja de Trigo y Cebada y su relación con la Fibra

    ArtículoCómo - Alimentaciónmartes 15 febrero 2011
    Compartir:

    Los caballos consumen, habitualmente en forma de forraje, grandes cantidades de fibra, que es descompuesta por organismos microbianos, en un proceso en el que se sueltan ácidos grasos volátiles, como el acetato, el propionato y el butyrato. La absorción del acetato y del butyrato puede ser usada inmediatamente por el caballo como energía, o también puede ser almacenada como grasa. El propionato se puede convertir en glucosa y también en grasa.

    Las plantas se vuelven más leñosas cuanto más crecen. Esto significa que las plantas más viejas son menos digeribles para los caballos. Las plantas jóvenes (primeros henos cortados y los pastos bien cuidados) proporcionarán nutrientes más útiles al caballo.

    Por otra parte, legumbres como la alfalfa y el trébol tienden a ser más fácilmente digeribles que algunos tipos de hierbas. También es una alternativa al heno y la paja, ya que, aunque no sea una fuente muy buena de nutrientes para el caballo, sí satisface su necesidad de masticar.

    La pulpa de remolacha no solo tiene un contenido muy alto en fibra, sino que ésta es además muy digerible. Otros alimentos altos en fibra incluyen al trigo y el salvado del arroz. Estos, sin embargo, deben ser dados con precaución debido a sus altos niveles en fósforo y bajos en calcio.

     

    Paja

    La paja se constituye básicamente por tallos y hojas secas de multitud de variedades de plantas cultivadas para grano, y específicamente,  una vez que estas plantas ya han madurado.

    El valor nutritivo de la paja es muy pobre, sin embargo, debe aportarse en la dieta del caballo, en pequeñas cantidades, por su alto contenido en fibra. Es, asimismo, aconsejable en caballos que presentan un comportamiento nervioso, signos de ansiedad y aquellos que constantemente piden ser alimentados.

    Si bien la paja de avena es la más utilizad, otras pajas como la de trigo y la cebada sson aconsejables sólo como material de cama, ya que contienen más fibra que la paja de avena, aumentando considerablemente la actividad intestinal del caballo y corre el riesgo de ocasionar cólicos equinos.

    En resumen, los caballos requieren, para tener una óptima salud, fuentes de fibra de buena calidad. Las mejores fuentes y las más digestivas son los largos tallos cortados del heno temprano así como un pasto bien cuidado. Si esto no estuviese disponible, se debería de alimentar al caballo con sustitutos que aumenten la fibra que necesita, tales como heno de menor calidad o empacado o pulpa de la remolacha. Aunque menor en energía digerible que otras fuentes de almidón más concentradas tales como la avena o el maíz, el forraje puede proporcionar toda la energía (e incluso proteínas, vitaminas y minerales) que requiere un caballo adulto.

    Los caballos con una mayor demanda de energía o de proteínas (debido a su pesado trabajo, crecimiento, embarazo o lactancia) requerirán más nutrientes que los que puede proporcionarles el forraje y, por consiguiente, deberán ser alimentados además con otras fuentes energía más conocidas.

    Los caballos tienen un intestino grueso que actúa como una gran cuba de fermentación para los organismos microbianos que allí habitan. Si no se les proporcionase Fibra a estos organismos, morirían descargando toxinas en el cuerpo del caballo. Además, los caballos tienen también un fuerte deseo de gastar tiempo pastando y masticando. Este deseo se satisface fácilmente proporcionándoles grandes cantidades de forraje que si no se proporcionasen, serían causa de vicios.

     

    Artículos relacionados:

    El Heno

    La Hierba

    La Remolacha Forrajera

    La Avena

    Salvado

    Maíz

    Las Zanahorias

    Aceite de Hígado de Bacalao

    Aceite de Linaza

    Golosinas

     

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín