Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Plantas tóxicas y venenosas para el caballo

    ArtículoCómo - Alimentaciónjueves 22 marzo 2012
    Compartir:

    Nuestro caballo puede acceder a más plantas tóxicas de las que creemos durante nuestros paseos con él o mientras se encuentra en el campo pastando. Existen multitud de hierbas, bayas y plantas que pueden ser realmente dañinas. No sólo aquellas que también lo son para el ser humano, sino que, por el delicado aparato digestivo equino, pueden ocasionarle complicaciones y cólicos.

    Algunas de las plantas suelen ser difíciles de encontrar o bien sólo crecen en parajes muy concretos y con unas características ambientales poco habituales en nuestro territorio, pero, por desgracia, estos casos son los menos, ya que la mayor parte de las plantas que citamos a continuación son bastante accesibles y frecuentes en prados y campos ibéricos.

    Recomendamos identificar todas las plantas que estén en la zona donde nuestro caballo tenga por costumbre pastar, así como arrancar y eliminar por completo aquellas que sean tóxicas. En ocasiones, mucha gente suele echar sal en los huecos que las raíces han dejado en el lugar en el que arrancaron la planta venenosa con el fin de eliminarla definitivamente y evitar que vuelva a crecer.

     

    Acacia negra o falsa acacia: los caballos que consumen esta planta presentan síntomas de anorexia, depresión, debilidad muscular y posible cólicos.

    Adelfa o Baladre: su toxicidad produce el paro cardíaco. Peligrosa para caballos y personas.

    Ajenjo: por su alto contenido en taninos, resulta tóxica en grandes dosis. Además, una vez muerta la planta, pierde su sabor amargo y se vuelve muy apetitosa.

    Bellotas: venenosas sólo en grandes cantidades.

    Cicuta: es conocida por contener un veneno mortal, para animales y para humanos.

    Deladera: es venenosa pero afortunadamente los caballos no suelen sentirse atraídos por ella.

    Helecho Macho y la Cola de Caballo: venenosos ambos. A los ponis les suele gustar mucho por lo que hay que tener cuidado con estas plantas ya que su principio tóxico destruye la vitamina B del cuerpo del animal

    Hierba de San Juan: daña especialmente al hígado y de manera lenta haciendo que el animal adquiera hipersensibilidad a la luz que acaban en llagas en la piel.

    Laburnum (o laburno): sus frutos, semillas, tallos y hojas son venenonsos por lo que hay que ir con mucho ojo.

    Laurel: puede ser mortal. Los efectos son persistentes en el tiempo y sus síntomas son vómitos y diarreas antes de afectar al corazón.

    Ranúnculo: es venenoso si está en fase de crecimiento y prácticamente inofensivo cuando está seco.

    Rododendro: esta planta contiene una toxina, la grayanotoxina, que puede causar la muerte tan sólo pocas horas después de haber sido ingerida.

    Tejo: altamente peligroso porque resulta muy sabroso a pesar de resultar mortal incluso en pequeñas cantidades.

    Zuzón: por su toxicidad y ser un tipo de planta relativamente frecuente, es conveniente que sea arrancada y quemada ya que afecta principalmente al hígado del caballo.

    La digital, belladona, semillas de codeso, roble y la henna pueden llegar a ser mortales si el caballo las consume en grandes cantidades por lo que no es aconsejable tenerlas bien lejos.

    Otras plantas incluyen: la hierba de Jacobo, el acónito, la hiedra terrestre, la tuya, el estramonio y el beleño.

    Finalmente cabe recordar que deberemos tener cuidado al observar árboles con bayas. Trataremos de conocer de qué árbol se trata y si su baya puede o no ser venenosa.

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín