Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Comprar un Caballo de Carreras como Inversión

    ArtículoHistoria - Carrerasmartes 16 abril 2013
    Compartir:

    Poseer un caballo de carreras se ha convertido en todo un símbolo de estatus que viejos y nuevos ricos repiten, como si de un rito de paso se tratara.

    Los purasangre han sido desde siempre la inversión de lujo de los multimillonarios, junto con el vino, el arte y el oro.

    Sin embargo, ya no sólo empresarios, artistas o deportistas de élite tienen acceso a ese lujo, pues parece ser que el negocio de las carreras se está reinventando y cada vez más, personas ‘corrientes’ reúnen el dinero necesario para comprar un caballo.

    Richard Wayman, director de la Asociación de Propietarios de Caballos de Carreras lo afirma rotundamente: "comprar un caballo de carreras es más accesible que nunca". "En los niveles más altos, se encuentran los compradores internacionales que desembolsan millones para adquirir los mejores purasangre. Sin embargo, en los últimos años, en los niveles inferiores ha proliferado la gente que se une en un consorcio".

    Como ejemplo, el abogado australiano Colin Madden, que compró un purasangre junto a unos cuantos amigos, hace seis años, y lo considera una de las decisiones más extraordinarias y provechosas de su vida.

    Madden, de 54 años, desconocía por completo el mundo de las carreras de caballos hasta que la idea surgió entre sus amigos. "Lo vimos como una excusa para divertirnos", confiesa el abogado. "Para nosotros era una experiencia compartida con personas con las que nos gusta pasar tiempo, nunca esperamos ganar dinero".

    Los cinco amigos, que se conocen desde el jardín de infancia, reunieron el dinero y adquirieron un purasangre por valor de 315.000 dólares (unos 240.000 euros). Resultó que habían adquirido a la yegua Black Caviar, que, como ha demostrado, se convertiría en la más exitosa del mundo, invicta en 23 carreras consecutivas hasta la fecha y ganadora de premios valorados en más de 7 millones de dólares (sobre los 5.350.000 de euros). Black Caviar, de seis años, no es sólo un caballo de carreras, pues se ha convertido en una marca muy lucrativa.

    Sin embargo, a pesar de su afortunada inversión, Madden considera que es un negocio arriesgado y aconseja a quienes se planteen comprar un purasangre, que nunca se compre un caballo si se hace con la idea de ganar dinero. "El éxito consta de un 10% de linaje, jinete y entrenador", afirma. "El 90% restante es buena suerte".

    Poseer un caballo de carreras otorga prestigio, emociones y un entendimiento único del negocio. Sin embargo, no existe una fórmula mágica que asegure rendimientos garantizados por la inversión. Wayman lo corrobora: "Invertir en comprar un caballo es una proposición arriesgada, nunca sabes lo bueno que será. Como dueño siempre esperas obtener un caballo que pueda competir al más alto nivel. Pero creo que eso es más un sueño que una realidad".

    Los purasangre tienen precios muy variables. Algunos caballos cuestan 1.300 dólares (mil euros) y otros más de tres millones. Como Wyman indica, acerca de los caballos baratos: "Tienes que tener una gran suerte al comprar un caballo por ese precio y que gane una sola carrera. Es como comprar un coche de segunda mano".

    Eso sólo en lo referente al precio del caballo. A ello hay que sumar los costes del establo, alimento, entrenadores y jinetes. Haciendo cálculos, es fácil concluir que los rendimientos netos son sólo de alrededor del 21%, lo que significa que por cada 100 dólares que se invierten, se recuperan sólo 21.

    "Busca siempre un purasangre de buen linaje", señala Madden. "De esa forma, aunque el caballo no pueda correr, siempre puedes usarlo para criar o venderlo. Es una especie de seguro".

    Al respecto, hay un ejemplo muy ilustrativo: el purasangre británico Frankel, un gran campeón dentro de las pistas. Pero mucho más rentable fuera de ellas. El que fue el caballo de carreras mejor clasificado del mundo se retiró en 2012 tras establecer un récord de 14 triunfos y generar ganancias por más de cuatro millones de dólares para su dueño, el príncipe saudí Khalid Abdullah.

    Sin embargo, Frankel producirá mayores beneficios en su nueva vida como semental. Cada inseminación de este portentoso ejemplar se cotiza en 188.000 dólares (150.000 euros). Además, contando con una lista de 100 yeguas por año, Frankel puede llegar a generar más de 18 millones de dólares durante el primer año y más de 150 millones a lo largo de su carrera como semental.

    La anteriormente citada Black Caviar probablemente ganará cantidades similares como yegua de cría. Sin embargo, para Madden, uno de los mayores beneficios de poseer un purasangre no es el dinero, sino la emoción del juego. "Cada vez que veo a Black Caviar en la puerta de salida, mi corazón se acelera. No importa lo que hagas, no puedes controlar el resultado. ¿Cuántas veces en la vida tienes un golpe de adrenalina como ese?".

     

     

    Fuente e imagen: cnn.com / Getty

    Artículos
    Suscríbete al boletín