Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La situación actual de las carreras en Canadá - Fort Erie

    ArtículoHistoria - Carrerasmartes 18 diciembre 2012
    Compartir:

    Un día de verano de 1961, un caballo de carreras llamado Puss'n Boots decidió que ya no quería correr más y se lanzó directo a un lago cercano. El problema es que en ese preciso momento competía en el Fort Erie Race Track, prestigioso hipódromo canadiense y con Ronnie Behrens sobre sus lomos, quien salió volando cuando el caballo se desvió hacia el lago dentro del campo. Como guinda del pastel, Puss'n Boots iba ganando.

    Tal hazaña se convirtió en leyenda en Canadá, existiendo hoy en día un evento anual llamado Puss'n Boots Stakes, que termina con un salto tradicional del jinete y el entrenador del caballo ganador.

    Los recortes efectuados por los gobiernos de países occidentales están afectando seriamente al mundo ecuestre. Dejando a un lado lo que está sucediendo en el mercado de caballos español, también los hipódromos de Canadá están sufriendo consecuencias.

    La reconocida pista de Fort Erie podría ser cerrada tras 115 años en activo como efecto de controvertidas reformas en los impuestos de las apuestas. "Toda la industria de las carreras de Ontario tiene problemas", expresa Jim Thibert, administrador de la Corporación Económica de Desarrollo y Turismo del Hipódromo Fort Erie. "El Fort Erie Race Track se encuentra en plena fase de clausura, prevista para finales de año. Lo único que podría evitarlo sería aumentar nuestro volumen de negocio unos treinta millones de dólares.

    Thibert reconoce, sin embargo, que el futuro se presenta bastante sombrío para esta histórica pista, que cuenta con 240 empleados. Indirectamente, los empleos a perder aumentarían hasta los 600.

    Se estima que unos 25.000 puestos de trabajo que dependen de las carreras en Canadá están siendo amenazados por las nuevas, según datos de la industria de las carreras de caballos.

    La clave para entender las consecuencias de esos cambios fiscales en el sector está en los impuestos asociados a las máquinas de monedas en las pistas de carreras. Actualmente, los hipódromos y los propietarios de los caballos reciben, cada uno, el 10%  de esos recursos para invertir en instalaciones y en los propios purasangres. Según los planes gubernamentales, esos recursos pasarían a ser absorbidos por el propio Estado. Se calcula que la pérdida de cerca de 351 millones de dólares en patrocinios será desastrosa para ese deporte. 

    Si bien desde Toronto se le ha ofrecido al sector 51 millones de dólares de un 'Fondo de transición' para facilitar el inconveniente, Sue Leslie, presidenta de la Asociación de la Industria de las Carreras de Ontario, comenta que la mayoría de profesionales de la industria se temen lo peor: "Tenemos 17 pistas de carreras en Ontario. A tres de ellas ya les han quitado las máquinas de monedas del gobierno y otra ya ha comentado que no puede seguir en el negocio después de final de año". Y añade que "si así van a ser las cosas cuando el programa de patrocinios cierre en su totalidad en marzo, llegaremos a tener solo nueve pistas de carreras, como mucho". Además de la pérdida de empleo, la preocupación de la Asociación atañe también al bienestar de los caballos. “¿Quién estará cuidando de los caballos si nadie los está comprando? ¿Qué nivel de cuidados tendrán si se recorta el dinero?". 

     

    Contenido relacionado:

    Las apuestas en los hipódromos del Reino Unido

     

     

    Fuente e imagen: cnn.com / Michael Burns

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín