Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Newmarket - Casa de subastas de caballos de carreras

    ArtículoHistoria - Carrerasmartes 08 julio 2014
    Compartir:

    A pesar de que la mayor parte de las grandes economías nacionales del planeta sigue en recesión, hay un rincón en le mercado hípico de Gran Bretaña que parece ajeno a estas circunstancias. Se trata de la casa de subastas Newmarket, donde las pugnas siguen y en alza, podríamos decir.

    Veinticinco años después de que Richard Tattersall fundara la empresa de subastas de purasangres que lleva su nombre, el negocio sigue prosperando. De hecho, en octubre de 2013 se alcanzó un récord en los establos de Tattersall's Park: se llegó a abonar el mayor precio de la historia de Europa por un caballo: 8,4 millones de dólares (más de seis millones de euros) por una potra, hija de Galileo Alluring Park.

    Como señal de profundo respeto a sus raíces, todas las ventas se efectúan son valoradas en guineas (que equivale a una libra y un chelín, algo así como un euro y medio), así que el comprador, el jeque de Qatar Joann al Thani tuvo que desembolsar cinco millones de guineas para poder comprar esta prestigiosa yegua.

    La expectación ante sus subastas no cesa en Tattersall's desde que Frankel se retirase para ejercer funciones de semental. Desde que preñó a la yegua Dancing Rain todos los aficionados esperan ansiosos a ver qué precios se establecen en futuras subastas.

    Dancing Rain fue ganadora de la prestigiosa carrera Oaks así como de su equivalente alemán. Ha pasado más de medio siglo desde una cría de una ganadora de la Oaks es puesta a subasta pública. Por otra parte, que, además, se trate de descendencia de Frankel, aumenta las expectativas.

    Jimmy George, encargado de márketing en Tattersalls, es reacio a comentar que confía en establecer un nuevo récord aunque reconoce que se esperan cantidades nunca antes alcanzadas. "Nunca esperamos superar una marca, por naturaleza los acuerdos económicos finales suelen ser inesperados", indica George.

    "Hay gran expectación por la subasta, ya que estas yeguas van a ser las primeras en parir potros de Frankel: en total, una decena de yeguas tendrán crías de Frankel y de ellas, Dancing Rain fue la elegida para ser la primera. Va a ser algo grande".

    Otro equino que pondrá a prueba el poder de compra de los poderosísimos agentes comerciales del mundo de la hípica es Immortal Verse —vencedora del Grupo 1 de la carrera Coronation Stakes en el Royal Ascot y del premio Jacques Le Marois en Deauville—, que espera a su primer potro, hijo de Dansili, quien, por su parte, cuenta entre sus triunfos al Prix Messidor, al Prix Edmond Blanc y al Prix du Muguet, y que, además, ya cuenta con una impresionante trayectoria como semental.

    "Además de Dancing RainImmortal Verse promete ser lo más notable de nuestra venta", indica George. "Dicho eso, hay muchos más caballos".

    De alguna manera, Tattersall es otro mundo. Un universo paralelo que emplea a 45 personas a tiempo completo en Newmarket y a 20 más en su sucursal irlandesa en Fairyhouse. Y decimos que se trata de otro mundo porque, a pesar de que el resto del mundo aún sufre los efectos de la crisis económica, este lugar a veces parece el patio de colegio de millonarios procedentes de todo el planeta.

    En total, se espera que a las subastas acudan representantes de cuarenta países. Hay compradores muy conocidos por esos lares. Británicos e irlandeses, especialmente J.P. McManus y John Magnier, son prominentes entre las figuras establecidas e incipientes de Medio Oriente.

    Aunque se intercambian grandes sumas de dinero, el proceso de ventas en Tattersalls es bastante sencillo. Los caballos llegan a la pre-venta de Tattersalls en uno de los 850 establos que existen en un área de 19 hectáreas y allí son exhibidos ante los posibles compradores para después trasladarlos al corral de ventas. Una vez llegan allí, comienza la subasta.

    Conforme suben los precios, según explica George, la venta se vuelve un "gran espectáculo". Sin embargo, reconoce que "no es realmente asombroso. Hay algunas personas que asisten con la esperanza de presenciar algo dramático y colosal, muy emotivo, pero la gran mayoría asiste en calidad de profesionales. Aún así, no hay nadie que no quede cautivado en el momento en el que el caballo alcanza una cuota altísima, como con la potra de los cinco millones de guineas".

    Las ventas de cada año ascienden a unos 10.000 caballos, así que los compradores intentan logra un beneficio inmediato: en cuanto compran los caballos y pasan los controles veterinarios pertinentes, son transportados a sus nuevos hogares.

    Pero, ¿realmente un caballo puede llegar a valer realmente cinco millones de guineas?. Es posible, al menos en Tattersalls, donde todos ganan una comisión del 5% por cada venta. Aunque hay caballos bastante buenos que salen a subasta, también es posible encontrar grandes ofertas.

    Treve, el caballo francés que ganó el Premio del Arco de Triunfo, fue vendido en otra casa de subastas por tan solo 50.000 libras esterlinas (aproximadamente 63.000 euros); fue una ganga si se considera su valor actual tras haber ganado el premio de 6,250,000 dólares (casi 4.700.000 euros) en el clásico de Longchamp.

    Aunque también es cierto que, en ocasiones, los caballos no necesariamente están a la altura de su coste, lo que hace que este sea un negocio arriesgado, algo así como una partida de póquer de alto riesgo. "Hay superestrellas que asombran en su primera presentación en público", comenta George. "Esa es una de las cosas bellas. Nadie puede predecir el futuro, así que te llevas algunas sorpresas".

    Una vez que los caballos son vendidos, la labor de Tattersalls termina y permanecen atentos a su progreso para determinar el futuro valor potencial y las ventas.

    Por este motivo, Tattersalls es el mejor considerado en lo que respecta a subastas de purasangres pero, como indica George, aún tienen que esforzarse.

    "Somos los primeros del mundo y los mayores de Europa, pero tenemos que esforzarnos por mantener la empresa en esta posición", asegura George. "Hay competencia y el día en que pensemos que no la hay, entonces estaremos en problemas".

    "Por eso, tenemos que continuar con el esfuerzo, aprovechar nuestra historia y asegurarnos de cubrir todos los aspectos posibles", concluye George.

     

     

    Fuente: cnn

    Artículos
    Suscríbete al boletín