Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Reforma del Hipódromo de Longchamp, en Paris

    ArtículoHistoria - Carrerasjueves 17 noviembre 2011
    Compartir:

    El arquitecto Dominique Perrault reformará el hipódromo parisino de Longchamp, al oeste del Bois de Boulogne. A pesar de ser uno de los mayores espacios verdes de la capital francesa, la suma enmarañada de edificios y usos de Longchamp dificultaba que el centro ecuestre pudiera organizar, en el futuro, algunas de las competiciones más destacadas del mundo. Para ponerle remedio se convocó un concurso restringido y, con un proyecto que trata de absorber la arquitectura con el paisaje, Perrault se ha hecho con el primer premio.

    La idea es que el paisaje sea un continuo sin interrupciones, que el hipódromo sume su vegetación a la del bosque que lo rodea, no que se encierre ante él. También que los espectadores estén cómodos, que puedan relacionarse y disfrutar de las carreras. Sin dejar de estar controlados, encajados -como una parte de un puzzle- en el escenario del nuevo hipódromo. Por eso, la clave en la propuesta de Perrault es una gran pasarela de lamas de madera elevada que, “única y unificadora”, cose el recorrido entre las diversas instalaciones y actúa como columna vertebral del mismo evitando que los espectadores, los caballos y los jockeys se mezclen en el suelo del lugar.

    Todo el recorrido del sendero de madera estará sombreado por la tela metálica de acero inoxidable (marca del arquitecto) que llevará sombra en verano y, a la vez, servirá de soporte para la iluminación nocturna. Al llegar la noche, la presencia de esa cubierta se tornará leve, apenas visible. Lo mismo que el gran prisma de vidrio (de 120 metros de largo por 23 de ancho) que corona las tribunas y acoge el restaurante del hipódromo. Con vistas sobre el Sena y el Bois de Boulogne, el nuevo local acristalado sirve de cubierta a la tribuna. Y Perrault asegura que “será también un nuevo hito en el skyline parisino”. Transparente porque, según el arquitecto, “busca borrar la arquitectura y potenciar las vistas”, coronará una zona con más referencias ecuestres.

    Así, Perrault habla del “galope del caballo” al describir la inclinación de las tribunas hacia la pista para facilitar la visión en la línea de meta. Recursos como la utilización de paneles fotovoltaicos y el reciclaje de las aguas grises contribuirán, dice, a una mejor gestión energética del centro. Así con el paisaje devorando los edificios y a los espectadores cercanos a ese paisaje -pero ordenados sobre lamas de madera-, puede que todos ganen con el nuevo proyecto, que debe estar terminado antes de octubre de 2015.

     

     

    Artículo e imagen publicados en blogs.elpais.es por Anatxu Zabalbeascoa el 11/11/2011

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín