Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Lara Prior-Palmer y el Raid de Mongolia

    ArtículoHistoria - Competicionesviernes 18 octubre 2013
    Compartir:

    La disciplina de raid hípico cuenta con Lara Prior-Palmer, de 19 años y originaria de de Hampshire, Gran Bretaña, como la ganadora más joven, y la primera mujer, de la prueba ecuestre más dura por excelencia en los cinco años de historia de esta competición: el Derby de Mongolia.

    "Es la carrera más extraordinaria y extraña, es como una mezcla del Tour de Francia con serpientes y escaleras", comenta Palmer al celebrar su victoria en la capital del país, Ulan Bator. "Fue realmente dramático, hacía un calor abrasador y los caballos sudaban; de repente el viento se enfriaba y empezaba a soplar con mucha fuerza". Y cuando se le pregunta sobre por qué una chica tan joven se aventuraba en este reto, Palmer afirma que "quería hacer algo que me sacara de mi zona de comodidad, supongo. Mongolia me parecía un país muy agradable".

    En el año 2011, el Libro de los Récords Guinness reconocía oficialmente el Derby como la carrera más larga del mundo. Y es que esta ruta no la han trazado estos jinetes deportivos sino que tiene su origen en el primer servicio postal del imperio mongol.

    En tiempos del emperador Genghis Khan, líder de los mongoles entre 1162 y 1227, se estableció y extendió el Ortoo, un sistema de mensajería en el que los jinetes cabalgaban entre puestos de avanzada y se detenían para descansar, cambiar de caballo o entregar el mensaje a otro jinete. Es un recorrido de mil kilómetros a través de la estepa mongola, con fuertes rachas de viento y un calor infernal que cuenta con cuarenta estaciones de caballos o urtuus, como son conocidas en Mongolia.

    A pesar de que no existe una ruta única trazada para los competidores en la carrera, se orientan gracias al uso de brújulas, GPS o a su intuición a la hora de cruzar el terreno que separa una estación de descanso de la otra.

    Esta poca facilidad a la hora de emprender la marcha queda de manifiesto en el aviso que la organización tiene en su página web: "Este no es un recorrido guiado, ni una cabalgata en poni".

    Cada urtuus (o estación) está bajo el control de los nómadas locales y cuenta con tiendas de campaña, camas y alimentos para hombres, mujeres y caballos. Los jinetes deben cambiar de caballo en cada urtuus. Por otra parte, las tribus nómadas son quienes facilitan los caballos para la carrera y el bienestar de los equinos es la prioridad de los organizadores. A tal fin, en cada estación hay un veterinario en servicio; si el ritmo cardíaco del caballo supera cierto parámetro, el jinete es penalizado con tiempo. También hay apoyo médico integral para los jinetes. De hecho, en la edición de 2013, la mitad de los participantes dejó la carrera antes de terminarla.

    "Al principio había 30 jinetes, pero al final no", explica Prior-Palmer. "Mi cuerpo se resintió mucho cuando terminé, dormí todo el día". Aunque reconoce que su gran ventaja en este aspecto es su edad. "Soy afortunada por ser joven. Los problemas que tuve fueron dolorosos, pero no estuvieron tan mal. Mis tobillos se inflamaron demasiado, tuve rozaduras y otras cosas, como ampollas. Lo peor es el agotamiento, montar un caballo puede parecer fácil, pero tienes que mantenerlo a un galope medio. Pasaba 13 horas al día sobre el caballo. A la hora del almuerzo quieres dormir, pero no puedes porque tienes que recorrer 120 kilómetros más ese día".

    La determinación de la amazona británica dio sus frutos, aunque su alegría significara la tristeza de otra participante. La estadounidense Devan Horn fue la primera en terminar la carrera, pero su caballo no pasó una inspección médica posterior. Por este motivo, fue penalizada con dos horas y nombraron ganadora a Prior-Palmer. "Fue una forma extraña de ganar y no me sentí muy bien porque la otra chica estaba supermolesta", dijo Prior-Palmer. "Lo asimilé poco a poco".

    Por el momento, para la joven ganadora del raid, el mundo de los caballos va a permanecer en segunda línea ya que en su futuro inmediato sus planes pasan por los estudios. "Empiezo la universidad, voy a estudiar Historia en Edimburgo o tal vez en el Trinity College en Dublín, no lo he decidido aún. El futuro pinta terrible para mí porque todo lo demás es realmente aburrido. Tendré que dedicarme a algo".

     

    Contenido relacionado:

    Un día en las carreras de Mongolia

    La estatua ecuestre más grande del mundo

     

     

    Fuente e imagen: cnn.com

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín