Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    White Turf y Ski Joring - Deportes ecuestres en la nieve

    ArtículoHistoria - Competicionesmartes 26 febrero 2013
    Compartir:

    La localidad alpina suiza de St. Moritz, en el Valle de Engadine, es uno de los centros neurálgicos de deportes de invierno por excelencia. Tanto es así, que albergará los Campeonatos Mundiales de Esquí Alpino por quinta vez en 2017 y se encuentra entre las ciudades candidatas a convertirse en sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2022. En caso de conseguirlo, Saint Moritz los acogería por tercera ocasión en su historia.

    Pero los deportes de los que vamos a hablar apenas tienen en común con los anteriores el paisaje nevado de la localidad alpina porque en el lago congelado de St. Moritz se celebra la carrera de caballos sobre nieve y hielo conocida como White Turf.

    "White Turf es un evento excepcional", comenta Silvio Staub, presidente de la organización del evento. "Es una reunión que data de 1907, así que este año se celebra su 106 aniversario. Se corre durante tres domingos en febrero y suelen asistir alrededor de 30.000 personas".

    Cada año, los organizadores esperan con paciencia a que se forme una sólida capa de hielo de un mínimo de 30 centímetros de espesor como medida de seguridad. Sobre esta capa se prepara la masa temporal de tierra. Tras esto se procede al marcado de la casi improvisada pista de carreras mientras las aplanadoras compactan la nieve sobre el hielo para que los caballos puedan mantener un poco de agarre.

    Las puertas de salida móviles se colocan a la vez que se hace lo propio con las gradas y los vestidores de los jinetes, las salas de pesado y los importantes salones corporativos. Todo ello desmontable.

    Entre las disciplinas que conforman las carreras están la carrera plana, el trote invernal y el menos conocido skijoring, prácticamente la especialidad preferida del público y del que puedes ver unas imágenes en este video.

    En la carrera White Turf  se pueden encontrar participantes, tanto caballos como jinetes procedentes de Alemania, Francia, Hungría, Italia, y Reino Unido.

    Los caballos compiten con herraduras especiales, y el encargado de sustituir las herraduras tradicionales por un juego especial para hielo y nieve es el herrador Christian Lampert, quien además incorpora una capa de silicona para evitar que la nieve se adhiera a los cascos. "Esto se inventó y se patentó en St. Moritz. Sin ello, se formaría una capa de nieve y el caballo resbalaría. Los mantiene libres de nieve", asegura Lampert.

    Esa misma nieve suelta forma una peligrosa nube en dirección hacia los jockeys, quienes también necesitan protección. "Es como si te arrojaran bolas de nieve con una gran fuerza, así que a veces duele bastante", comenta Robert Havlin, jinete participante en estas carreras. Para contrarrestar la fuerza de esa nube de nieve,  se usa una máscara parecida a la se utiliza en el motocross para evitar que les llegue el lodo. Además, los jinetes de la White Turf  lucen un par de enormes y esponjosas pantuflas que cubre las botas de montar antes de la carrera.

    Los caballos, a estas altitudes se muestran capaces de soportar el esfuerzo. Annina Widmer, veterinaria, así lo confirma: "La altitud no es problema ni para el corazón  ni para los pulmones de los caballos. No representa una amenaza para ellos. Tal vez el skijoring tenga algo más de riesgo porque, en realidad, los caballos no corren bajo mucho control, pero aparte de eso no hay nada más".

    Franco Moro, campeón de skijoring en seis ocasiones y vencedor en 6 carreras, es un habitual de estas carreras y es fácil encontrarlo en la escuela de esquí de St. Moritz. Moro confiesa que cuando se celebra el White Turf, busca el título de Rey de Engadine, que se otorga al ganador de skijoring que más puntos acumula en los tres fines de semana. En esta disciplina, Moro comenta que el dominio de los esquís es fundamental ya que el jinete es arrastrado por el caballo y no va encima. Según el esquiador: "No tienes tanto control. Cerca del 20% es responsabilidad es del esquiador-jinete y el 80% es del caballo".

    En este caso, el mayor peligro se encuentra en la primera curva, en la que todos los caballos se dirigen al carril interior, por lo que los esquiadores se proyectan hacia afuera de la curva. Así, es frecuente que los participantes se encuentran a lado del caballo del equipo que va detrás. Moro echa mano de sus codos para ir apartando a los caballos y evitar que ninguno pise sus esquíes.

     

    Contenido relacionado:

    Trineo de caballos en la nieve del Valle de Aran

     

     

    Fuente e imagen: cnn.com / Getty Images

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín