Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    ¿Qué pasará con los caballos después de las elecciones?

    ArtículoCómo - Consejos equinos generalesviernes 04 noviembre 2011
    Compartir:

    El mundo del caballo en España está atravesando una época difícil. No es la peor, pues hay que tener en cuenta que en los últimos veinte años el deporte ecuestre ha experimentado un subidón sin precedentes y la cría del caballo ha multiplicado varias veces el número de cabezas en cuestión de lustros, gracias en parte a los pocos fiscalizados beneficios generados por el ladrillo, pero sí se trata de una etapa que está generando más gasto que beneficio. Y lo es porque la ecuación es fácil de despejar. La falta de liquidez afecta en mayor o menor medida a todo el mundo, así que el que hace deporte participa en menos concursos y el que cría ya no vende como antes. Total: menos movimiento de caballos, menos transacciones, menos concursos… Casi todo es menos.

    En definitiva, el caballo ha galopado sin parar durante los años noventa y la primera década del siglo XXI por toda la geografía española y ahora ha dicho basta. La crisis del ladrillo ha influido claramente en la situación actual ecuestre, pero no es el único factor. El caballo de Pura Raza Española, la raza que más auge ha registrado en estos años, se ha devaluado hasta mínimos históricos debido en buena parte al pésimo hacer de los responsables que custodian la sangre equina española. O sea, su asociación nacional.

    De manera simplificada, la Ancce se ha dedicado a gastar tres cuartas partes de su presupuesto en la organización del Salón Internacional del Caballo, a animar a sus socios ganaderos, antiguos y nuevos, a criar sin control, a promocionar la Ancce más que el PRE por el nuevo continente y a pelear por el control del Libro Genealógico, que hasta hace unos años lo gestionaba Cría Caballar (Ministerio de Defensa). Siguiendo con la síntesis, Ancce se encuentra ahora con un Salón que apenas vende caballos, con una cabaña ganadera saturada de caballos, en su mayoría de mediocres caballos, y con la gestión de un libro genealógico que ya no trae un pan debajo de la primera página, pues también la subvención estatal se ha visto drásticamente reducida. Por si fuera poco, el PRE está profundamente dividido. En las últimas elecciones presidenciales Javier Conde revalidó su cargo de presidente por un estrecho margen de votos y los vencidos, lejos de trabajar desde una oposición constructiva, se independizaron dando origen a una segunda asociación de ganaderos de caballos españoles, la UCCE, que ahora pelea en los tribunales por la gestión del libro. Una situación particular de nuestro país que al que menos beneficia es al caballo de Pura Raza Española, cuyo valor de marcado está bajo mínimos.

    El caballo de deporte no está mejor que la cría equina. La Real Federación Hípica Española tiene este año un pastel muy pequeño que repartir entre las disciplinas hípicas. Por si fuera poco, el Consejo Superior de Deportes ha adelantado que solo habrá dinero para las disciplinas que hayan conseguido su pasaporte para Londres, por lo que solo la Doma Clásica contará con partida presupuestaria. Y como la alegría dura poco en la casa del pobre, una de las opciones más sólidas de nuestro equipo nacional, 'Jade MV', de Claudio Castilla, ha muerto recientemente debido a un repentino cólico. El Salto no ha sido capaz de conseguir plaza para Londres, como tampoco lo ha logrado el Concurso Completo de Equitación.

    La cabaña ganadera que gestiona la administración también está sufriendo la crisis. A pesar de que el hermetismo en el Ministerio de Defensa es total, este periódico ha podido saber por fuentes veterinarias que la demanda de cubriciones con sementales públicos ha descendido este año hasta valores inferiores de la mitad que en temporadas anteriores. Hay que tener en cuenta que las tarifas de los servicios ganaderos estatales son las más económicas del mercado nacional, con cubriciones que oscilan desde los 300 euros hasta los 1.500 euros, según la categoría del caballo. Los recursos de la Real Escuela de Arte Ecuestre no consiguen cuadrar los números de la explotación. Los gastos del Recreo superan con creces a los ingresos hasta el punto de que los pagos no están al día y las visitas registran datos inferiores a los de otras temporadas. La Yeguada de La Cartuja es una de las explotaciones ganaderas que se salva de la asfixia. Sus números finales son cero cero, lo que significa que se mantiene de manera autónoma. Es verdad que desde el punto de vista empresarial se trata de una empresa poco rentable porque no hay beneficios pero también es verdad que al Estado no le cuesta un euro mantenerla. Un trabajo de ingeniería financiera que desde hace siete años diseña la presidenta Sol Hernández del Olmo, un cargo político que llegó desde Hacienda cuando Zapatero entró en Moncloa y que si las encuestas aciertan saldrá de El Suero en las próximas semanas. ¿Quién sucederá a Del Olmo? La experiencia durante el mandato del PP no fue del todo positiva. El entonces presidente de la Yeguada La Cartuja, Manuel Beltrán, no consiguió cuadrar las cuentas ganaderas, ni siquiera controlar la cabaña cartujana, pues había el doble de animales de lo que la finca El Suero puede soportar.

    Y después del 20 N, qué pasará. Poca cosa, en cuanto a datos ecuestres se refiere. Los datos positivos los siguen arrojando la ciencia y la equitación de base, pues los clubes y centros hípicos siguen gozando de buena salud.

     

    Artículos relacionados:

    Desorden y Caos en la Hípica Española

    Valoración de la RFHE sobre la Hípica en España

     

     

    Artículo e imagen publicados originalmente en diariodejerez.es el 04/11/2011

     

     

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín