Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo actuar ante el maltrato a caballos

    Compartir:

    El siguiente artículo nos puede servir a la hora de conocer los pasos a seguir cuando detectamos la existencia de un caballo que sufre malos tratos, abandono o dejadez. 

    Se deberá constatar el estado general del caballo, tomando fotos, que pueden servir para dar testimonio del estado del animal. En caso de que a posteriori, se realizase un juicio, si se logra identificar al propietario, pueden servir de ayuda o prueba. En el supuesto de que el caballo esté dentro de una propiedad privada, evitaremos invadir la finca.

    Llamar a la Policía, o, en los territorios en los que sea competente, a la unidad del Seprona de la Guardia Civil. Podemos marcar el 112, servicio desde el que nos derivarán a la autoridad competente en el territorio en el que nos encontremos. Ellos se deberán personar en el lugar y dar fe de que el caballo se encuentra en las condiciones que hemos notificado.

    Intentar no dejar al animal solo si éste está suelto o en una zona pública. Si es posible, trasladarlo a un lugar tranquilo, y que esté acompañado. Pediremos ayuda a otras personas o bien la Policía/Seprona lo trasladará a sus dependencias, que deben estar acondicionadas para estos casos. En caso de que se encuentre en una propiedad privada, desgraciadamente no podremos acercarnos al animal, pues estaríamos incurriendo en un delito.

    Nosotros mismos podemos efectuar la denuncia, y no debemos temer nada. Simplemente estamos constatando la existencia de un animal en condiciones penosas y no denunciarlo es negar la evidencia.

    Si, por el motivo que sea, la denuncia no prosperase, pongámonos en contacto con Asociaciones de Defensa de los Derechos de los Animales, quienes podrán hacerse cargo del asunto. En ocasiones ellos mismos se encargan de efectuar la denuncia. En otras ocasiones, también estas organizaciones disponen de instalaciones en las que albergar al equino y cuidarlo.

    Debemos recordar en todo momento que los Ayuntamientos son responsables de los animales que vaguen sueltos o sin propietario aparente y sin control ni cuidados. Pero también, lamentablemente, las protectoras municipales suelen tener un plazo de unos cuantos días para que aparezca el dueño y tras este plazo, el animal puede correr la mala suerte de ser sacrificado. Por este motivo es altamente recomendable ponernos en contacto con organizaciones y asociaciones defensoras de los animales, pues ellos sabrán como asesorarnos y guiarnos para evitar ese cruel final.

     

     

    Imagen: mutualismoanimal/Valeria

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín