Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El coleccionista de caballos con Record Guinness

    Compartir:

    Édgar Rugeles posee un certificado de Record Guinness que lo acredita como la persona que más caballos tiene en el mundo.

    Este ciudadano natural de Bogotá pero residente en Suba, Colombia, recibió el certificado en enero de 2012, tras llevar 20 años coleccionando figuras equinas y tener en su poder actualmente 2.437 piezas de materiales diversos como barro, cristal, metal, plomo y porcelana.

    Las figuras van desde los 60 centímetros hasta unos minúsculos 5 milímetros de altura. Algunas piezas son bastante sencillas, otras tremendamente llamativas y coloridas y procedentes de rincones de todo el mundo: Francia, Filipinas, Estados Unidos o España. Su primer caballo lo compró en Venezuela y ése fue el inicio de la colección.

    Por supuesto, tiene un ejemplar predilecto, el que le hizo su hija cuando contaba con 4 años (hoy tiene 19) en arcilla.

    Aunque su profesión es la arquitectura, su pasión por los caballos le viene desde que era niño, cuando paseaba con los caballos que su padre tenía en la finca. Aún conserva incluso la silla de montar de aquellos tiempos.

    Rugeles llegó a tener caballos pero la falta de tiempo para poder estar con ellos, montarlos y dedicarles la atención adecuada le obligó a venderlos.

    Si embargo, lo de coleccionista lo debe llevar en la sangre porque no sólo colecciona figuras equinas, también lo hace con billetes del mundo, monedas y relojes.

    El proceso para llegar a obtener el certificado de Record Guinness lo inició en mayo de 2010. Una vez hubo enviado la documentación pertinente, le comentaron que tendrían que enviar a su casa un juez desde la sede de Londres con el fin de evaluar el inventario pero que debería correr él con los gastos de esta tarea. Como Rugeles no estaba dispuesto a financiar los casi 70.000 euros que le requerían, optó por hacer él mismo el inventario.

    Fotografió uno por uno cada caballo y tuvo que escriturar la colección. Pero finalmente, valió la pena, pues su único competidor en este tipo de colecciones era un hombre de Afganistán que poseía 700 figuras, un número muy por debajo de la colección de Rugeles.

     

     

    Fuente e imagen: eltiempo.com/Rodrigo Sepúlveda


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín