Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Estudio sobre el Impacto Económico del Sector del Caballo en España

    Compartir:

    Según un informe realizado por Daemon Quest, perteneciente a la consultora multinacional Deloitte, el sector de la industria ecuestre generó durante el año pasado un total de 5.303,6 millones de euros en España, cifras que representan el 0,5 del Producto Interior Bruto. 

    El estudio, elaborado por petición de la Real Federación Hípica Española (RFHE) y presentado ante el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente tuvo un coste de 50.000 euros.

    Del análisis, cuyos datos fueron recabados en su mayoría del Comité para el Fomento del Caballo de Deporte, entidad creada en 2012 por la RFHE con la idea de "aglutinar a todos los sectores que tienen responsabilidades en el mundo ecuestre ", se desprende la explotación directa generó un total de 3.375.636 euros, mientras que las actividades indirectamente relacionadas con el  negocio produjeron 1.982.010 euros.

    Con la publicación del análisis se deja constancia de la existencia de beneficios de una actividad económica en crecimiento. Además, jamás se había elaborado un informe semejante y que recogiera tanto los datos de explotación directos como todo tipo de ingresos generados en actividades paralelas o  transversales relacionadas con el sector.

    El estudio refleja que el mundo del caballo tiene un impacto especialmente positivo en su faceta deportiva, la agricultura, el turismo, la industria, el trabajo veterinario y las apuestas, llegando a crear 60.000 puestos de trabajo, entre los que se encuentran los habituales mozos de cuadra, herradores y veterinarios personal o los encargados de las apuestas hípicas y las familias aficionadas a las actividades ecuestres.

    Las actividades indirectas engloban desde la construcción de boxes, cuadras y circuitos de carreras, la medicina y la venta de productos farmacéuticos y suplementos nutricionales, el transporte de caballos, su alimentación, entrenamiento con todas las instalaciones y cursos de formación que suponen, y, especialmente en estos últimos años, el turismo ecuestre.

    Estas actividades transversales están en pleno crecimiento, gracias a la aparición de nueva demanda, impulsada por la evolución de tendencias, tales como la de la práctica de terapias con caballos, además del desarrollo de complejos vitamínicos para mejorar el rendimiento de las unidades, además de la entrada de nuevos equipamientos modernos para jinetes y monturas.

    Según el análisis, el aspecto más rentable del mundo ecuestre parece situarse en su cría explotación, que es la que viene después del proceso de entrenamiento del caballo. En esta faceta, se generó en 2012 la cifra de 1.697.839,652 euros, lo que representa el 42% del volumen de explotación directa, derivado de los 481.539 caballos existentes en el momento del cierre del período estudiado.

    De hecho, esta fase supera en más de mil millones a otras, como la de cría, que generó 542.976,011 euros, con 146.640 equinos; mientras que la de entrenamiento y transformación obtuvo 462.60,473 millones, con 95.316 ejemplares. A estas cifras se les debe añadir más de 1.997 millones generados por las actividades transversales.

    Dentro de las diferentes formas de explotación es la de los clubs hípicos las que más impacto económico cosechó, con más de 622 millones (un 38% del total), seguido por el negocio de las fincas privadas, (un 37% por ciento del total), del que se derivaron más de 558 millones. Tras ellos se sitúan las carreras de caballos, con 112.790.422 euros, y el polémico negocio cárnico, con 112 millones.

    Ya por debajo aparecen los concursos, con 103,548 millones, el turismo ecuestre, con cerca de 68 millones, y las competiciones de morfología, con 60.777.827 euros. En este sentido, el sector que menos ingresos genera es el de los certámenes de ganado selecto, con 80.078 euros.

    Las actividades transversales, por su parte, tienen un claro líder: los veterinarios, que obtuvieron 655 millones, (33% del total); seguido por la industria alimentaria, con 557 millones. Tras ellos, aparece el mercado de la compra-venta de caballos con 403.610 euros y la fabricación y distribución de material ecuestre, con más de 144 millones.

    En España existen 175.429 explotaciones ecuestres con un total de 723.496 cabezas, de los que el 30% son ejemplares de pura raza, es decir, 219.997 caballos. Andalucía se sitúa como la comunidad autónoma que más unidades, el 36%, facturando, a su vez, el 32% del sector, con 1.719 millones. Por lo que respecta a caballos de pura raza, posee el 42%.

    Tras Andalucía, se sitúa, a gran distancia, Castilla y León, con 521 millones facturados, apenas el 10% del total, y con otro porcentaje similar en cuanto a caballos de pura raza. A continuación aparecen Cataluña, Extremadura y Asturias, con 371, 361 y 314 millones de ingresos, respectivamente. Mientras que Cataluña también posee, como Castilla y León, un 10% de caballos de pura raza, en Extremadura  y Asturias los porcentajes son de un 9% y un 1% respectivamente, quedando Asturias, en este aspecto, como una de las autonomías con menor proporción de caballos puros.

    Si nos guiamos por la variable de concentración de caballos por metro cuadrado, Cantabria es la comunidad que lidera la lista, seguida de Navarra y Asturias.

     

     

    Fuente e imagen: eleconomista.es


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín