Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La vista en los caballos

    Compartir:

    Los caballos, ponis, burros y en general, todo tipo de animal équido, han sido, tradicionalmente animales de presa. Motivo por el que sus características morfológicas han ido adaptándose a lo largo de milenios de evolución a esta circunstancia.

    Al estar constantemente atentos a su entorno y vigilando cualquier sonido o movimiento extraño, que pueda ser propiciado por el ataque de un animal depredador, los ojos han quedado situados en ambos lados de la cabeza, obteniendo de este modo, una visión perimetral de casi 360 grados.

    No obstante, existen dos puntos a los que la visión de los caballos no llega: justo delante de su nariz y unos pocos metros detrás de su grupa.

    Cada ojo tiene visión de su parte del entorno. Debemos abstraernos un poco y pensar que realmente el caballo ve el mundo de forma totalmente distinta a cómo lo vemos nosotros, y esto viene determinado por esa posición que comentábamos de los ojos.

    Cuando se nos dice que no nos debemos acercar a un caballo por detrás, es precisamente porque no nos ve llegar, de modo que puede asustarse fácilmente si de improviso hacemos acto de presencia en su campo visual. ¿Cómo actuar en este caso? Muy sencillo, intentar avisar al caballo de nuestra presencia llamándole por su nombre (sin gritar), podemos hacer algún leve ruido e intentar posicionarnos en su campo de visión de forma lenta, no abrupta. Así nos prestará atención, sabrá que estamos ahí y no se asustará.

    En la actualidad existen investigaciones en curso que pretenden obtener información sobre cómo ven los colores, las dimensiones e incluso en enfoque y la calidad de la visión de los caballos. No obstante, se admite que su capacidad visual es muy superior a la humana en un entorno de poca o escasa luz.

     

    Contenido relacionado:

    Cómo acercarnos a un caballo

    Conocer a nuestro caballo I: el instinto y los sentidos

    Conocer a nuestro caballo II: conducta

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín