Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo aplicar una inyección a un caballo

    ArtículoCómo - Cuidadosjueves 29 marzo 2012
    Compartir:

    En principio no nos deberíamos plantear cómo aplicar una inyección a un caballo pues habitualmente esta tarea recae en manos del veterinario o de su asistente y está claro que ellos, como profesionales, ya conocen el procedimiento a seguir.

    Sin embargo, no está nunca de más conocer algo acerca de esta práctica, pues nunca sabemos en qué circunstancias nos podemos encontrar y quizá ni siquiera podamos contar con la asistencia del veterinario.

    Debemos ser muy cuidadosos con las prácticas a seguir para la correcta aplicación de la vacuna, ya que si bien nos pueden parecer acciones de puro sentido común, por desgracia, aún se dan casos en los que el desconocimiento lleva a realizar malas prácticas que pueden afectan seriamente a la salud de nuestros caballos.

    Nunca se utilizará una misma aguja para vacunar a todos los caballos de la finca. Usaremos aguja y jeringa desechables. Una por cada caballo. Y para la administración de la vacuna se suele recomendar una aguja número 20, es decir, fina, pero lo suficientemente fuerte para proceder a inyecciones intramusculares. De lo contrario, si usásemos una aguja más gruesa, correríamos el riesgo de que la piel del caballo se corte y quede dentro del músculo, con el riesgo de infección que esto conllevaría.

    Las agujas desechables serán estériles, y repetimos, tan sólo una aguja y una jeringa por animal para evitar transferir enfermedades y contaminar animales sanos.

    Si la inyección es endovenosa, es decir, si no vamos a pinchar el músculo, sino una vena, deberemos contar con algodón empapado en alcohol. Primeramente desinfectaremos el tapón del frasco, y con otro algodoncito humedecido en alcohol marcaremos la zona donde clavaremos la aguja. A continuación, tomaremos la jeringa desechable y procederemos a inyectarle el medicamento. En estos casos, lo habitual será hacerlo en la vena yugular, situada en el tercio inferior del cuello. Apretaremos con el dedo la vena para identificarla más fácilmente. Tras clavar la aguja, apretaremos con un algodoncito para desinfectar la zona al mismo tiempo que retiramos la jeringa.

    Como los caballos están acostumbrados a que se les maneje desde el lado izquierdo, es conveniente que apliquemos la inyección desde ese mismo lado, también. Si, por el motivo que sea, esto no es posible y debamos hacerlo desde el lado derecho, tomaremos precauciones para evitar que el caballo se moleste o se incomode.

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín