Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo bañar un caballo

    ArtículoCómo - Cuidadosmiércoles 11 mayo 2011
    Compartir:

    Indicaciones

     

    A poder ser, lo bañaremos en un día soleado para que pueda secarse más rápido y evitar así que al quedarse más tiempo mojado adquiera alguna enfermedad respiratoria o se le escame la piel.

     

    A continuación, seguiremos los siguientes pasos:

     

    • Amarrar el caballo en un lugar, fuera de la caballeriza, en el que el agua no se estanque.

    • Mojar el pelo del animal con agua tibia.
    • Aplicar el champú en diferentes puntos y en cantidad suficiente según espesor del pelo y talla del animal.
    • Repartir por todo el cuerpo frotando con los dedos para facilitar la penetración del champú. Dar masajes circulares genera espuma, talla el pelo y masajea la piel.
    • Dejar actuar durante 3 minutos.
    • Aclarar con agua abundante hasta eliminar todo resto de espuma. Especial cuidado con evitar que le entre agua en las orejas ya que le resulta muy molesto.

     

    La frecuencia del lavado estará en función de cuándo nuestro caballo necesite ser lavado y de las indicaciones del veterinario. Si se trata de un caballo que acaba de realizar alguna actividad intensa y se encuentra muy sudado, primero hay que caminarlo un rato para que se normalicen sus constantes y posteriormente bañarlo para retirar totalmente el sudor y barro o arena adheridos a su cuerpo. Además, el baño le ayudará a descansar placenteramente después del esfuerzo realizado.

     

    Si el caballo, en cambio, no ha realizado ninguna actividad, puede ser bañado cada semana para eliminar los restos de polvo y suciedad que se hayan acumulado durante este tiempo. Sin embargo, es conveniente un cepillado diario para que luzca impecable. Además, el masaje del cepillado proporciona vitalidad, brillo, elasticidad e irrigación a la piel y pelo. De no ser así, nuestro caballo puede adquirir comezón por la falta de cepillado o baño y su apariencia se verá deteriorada.


    Precauciones especiales

     

    En caso de contacto con los ojos, limpiar inmediatamente con agua tibia.

     

    En caso de alergias cutáneas del caballo, éstas pueden estar producidas por procesos autoinmunes o por multitud de alérgenos externos (comida, polen, pulgas, bacterias, etc.), cuyo control simultáneo por parte del veterinario es indispensable para la resolución completa del proceso.

    El champú del ser humano puede ser utilizado con seguridad en un caballo, siempre que nos aseguremos de que está aclarado a fondo hacia fuera. De la misma manera, las aclaraciones de crema o los acondicionadores del pelo, similares a ésos usados por los seres humanos, son de uso frecuente en caballos de demostración. Recordemos, sin embargo, que el uso frecuente del champú puede pelar la capa del pelo de sus aceites naturales y hacerla secar.

    Puedes consultar también:

    Utensilios para el baño del caballo

    Champú para caballos

    Artículos
    Suscríbete al boletín