Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo masajear y relajar a nuestro caballo

    ArtículoCómo - Cuidadosviernes 29 junio 2012
    Compartir:

    Si bien el caballo no es un animal para tener en casa, sí lo consideramos como una mascota en muchos casos. A pesar de ello, algunos jinetes cometen el error de montar directamente sobre el caballo sin haber tenido un buen contacto previo y comprobar el estado físico del animal.

    Pensemos por un momento, que tras haber estado atado y tras cargar con el peso de una persona en sus lomos, un buen masaje, acompañado de ejercicios de estiramiento, puede llegar a ser muy reconfortante para nuestro caballo.

    Estos tratamientos y pasos pueden ser terapéuticos, de mantenimiento o relajación. Sin duda, el caballo recibirá una recarga de bienestar físico y emocional que le permitirá conectarse con nosotros y con su entorno. Del mismo modo, obtendremos de nuestro compañero una mejor actitud y rendimiento, ya sea para pasear o competir.

    El masaje es una forma de tratamiento natural para el bienestar de los animales, relaja los músculos, vigoriza la circulación y estimula ciertos puntos clave. Reiteramos de nuevo a importancia de reforzar nuestro vínculo con el caballo mediante estas prácticas ya que disminuirá el estado de alerta del animal y aumentará el estado de relajación.

    Es preciso saber exactamente cómo se hacen los masajes y estiramientos, para no causar dolor al caballo y evitar que reaccione negativamente, alejándose o lanzando una coz.

    Evitaremos empezar tocándole la cabeza, únicamente lo haremos cuando logremos plena confianza por parte del caballo. Por supuesto, nuestra aproximación al equino debe ser lenta y tranquila, para no asustarlo ni ponerlo nervioso.

    Si el caballo se aleja, no lo forzaremos, porque, sin ni siquiera saberlo nosotros, él mismo puede estar huyendo de un severo dolor.

    Cuando alcancemos el grado de relajación necesario entonces podremos hablarle en un tono suave. Al inicio del masaje y durante todo el proceso, mantendremos el contacto con las dos manos y no las levantaremos exageradamente ni las agitaremos de forma brusca.

     

    Pasos para relajación y estiramiento

    1. Comenzaremos por el lado izquierdo del caballo masajeando los laterales con las palmas de las manos abiertas.

    2.  En la zona de los muslos, efectuaremos masajes circulares con los nudillos de los dedos.    

    3.  Desde uno de los lados del caballo, tomaremos la cola con una mano y la otra la mantendremos en el muslo.

    4.  Realizaremos lentamente pequeños círculos con la cola.   

    5.  Pasaremos las palmas de las manos por las patas deslizándolas continuamente. 

    6.  Tomaremos la parte baja de las patas y las estiraremos con sumo cuidado.  

    7.  Si ya nos sentimos con plena confianza, acariciaremos la cara del caballo con ambas manos. 

    8.   Finalmente, podemos masajear el cuello y la crin del caballo.   



     

     

    Fuente: eltiempo.com

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín