Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo - Precauciones en Exposiciones y Ferias de Caballos

    ArtículoCómo - Cuidadosmiércoles 31 agosto 2011
    Compartir:

    Como todos sabemos, al exhibir nuestro caballo en una feria corremos el riesgo de volver a casa con una sorpresa. Muchas de las enfermedades de tipo infeccioso que algunos caballos adquieren, han sido transmitidas en ferias de caballos en los que la alta concentración de equinos propicia que los organismos transmisores de enfermedades se propaguen con suma facilidad de un caballo a otro.

    Intentaremos seguir unas pautas a fin de evitar un posible contagio.

    En primer lugar, para transportar al caballo será aconsejable usar nuestro propio remolque o van de caballos. De esta manera evitaremos enviarlos a la feria con otros equinos procedentes de otros lugares de los que desconocemos las condiciones sanitarias existentes. Por supuesto, el remolque deberá estar limpio y desinfectado. Una pista de que esto es así nos lo dará el hecho de que, estando el remolque vacío, no existe “olor a caballo”.

    Una vez en la Feria o Exposición, vigilaremos que nuestro caballo no entre en contacto “nariz con nariz” con otro caballo y no compartiremos nuestro equipo (agua, cepillos, esponjas…). Nunca está de más utilizar bolsas de plástico sobre el calzado.

    Si ayudamos a otras personas con sus caballos, nos lavaremos las manos. Puede parecer algo muy lógico pero nos sorprenderíamos al conocer cantidad de personas que no lo hacen. 

    Antes de abandonar el recinto ferial, lavaremos y desinfectaremos nuestro equipo. Una vez en casa, siempre es aconsejable volver a hacerlo, así como nos tomaremos una ducha y ropa limpia antes de acercarnos a otros caballos que tengamos y no nos hayan acompañado a la feria. Como medida de prevención, al caballo que ha sido expuesto lo mantendremos alejado de los otros caballos hasta que haya recibido un baño y a ser posible, el veterinario le haya echado un vistazo para confirmar que no ha adquirido ningún contagio en la Feria.

    Obviamente todas estas medidas deben ir acompañadas de un correcto calendario de vacunaciones y control veterinario rutinario.

     

    Si ocurriera que de la Feria nos hemos traído algún caballo y ya poseemos otros, deberemos seguir también otras pautas.

     

    Mantendremos al caballo nuevo aislado de los demás durante aproximadamente unos 30 días, a no ser que antes el veterinario nos haya asegurado que está libre de toda enfermedad.

    No utilizaremos los mismos utensilios ecuestres con él que con el resto de caballos. Si tuviéramos que distinguir entre los aparejos, lo más cómodo es marcarlos con una cinta.

    A la hora de trabajar con el caballo, éste irá en último lugar después de los demás. Si este orden no fuera posible deberiamos plantearnos otra medida de higiene como por ejemplo usar botas, guantes y otra indumentaria distinta para este caballo. En cualquier caso, siempre nos lavaremos las manos y nos sonaremos la nariz después de trabajar con él.

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín