Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo tranquilizar a nuestro caballo ante los fuegos artificiales

    ArtículoCómo - Cuidadosjueves 12 enero 2012
    Compartir:

    Existen determinados periodos festivos en los que es habitual lanzar fuegos artificiales, cohetes y petardos. Las celebraciones acostumbran a estar casi en cualquier rincón y sin embargo, los animales no entienden a qué se debe tanto estruendo y ruido a su alrededor. Por ello, muchos acostumbran a entrar en pánico y tratan de huir del ruido de los fuegos artificiales, que son percibidos como una amenaza.

    Algunos caballos no temen a los ruidos fuertes, truenos o relámpagos. Pero otros lo acusan bastante y demuestran auténtico pavor. ¿Qué hacer, si nuestro caballo está temblando de miedo?

    Habitualmente los establos suelen estar alejados de aglomeraciones urbanas, es por ello que, afortunadamente, éste ya es una gran ventaja. Aún así, hay localidades y pueblos en los que estas instalaciones no escapan a los ruidos provocados por los fuegos artificiales. 

    Como primer paso, mantendremos al caballo estabulado, ya que ahí es donde se siente seguro. Dado que cada caballo es un mundo, y reacciona de forma diferente, puede ocurrir que se sienta a salvo en diferentes lugares.. Unos lo estarán en la cuadra, y otros a campo abierto. En este caso, nosotros, que somos quienes mejor conocemos a nuestro caballo, decidiremos lo que mejor le conviene.

    Si está en nuestras manos conocer de antemano cualquier celebración que incluya petardos en los alrededores de nuestros boxes, deberíamos poder ponernos en contacto con los organizadores y hacerles conocedores de la situación de pánico en la que pueden verse nuestros caballos.

    En caso de que, afortunadamente, los fuegos artificiales vayan a celebrarse lejos de los establos y nuestro caballo prefiera sentirse seguro en el campo, comprobaremos las cercas y vallados para comprobar que no hay posibilidad de que el caballo escape. Como medida de seguridad, también lo volveremos a comprobar tras las celebraciones, para comprobar que no exista ningún resto u objeto que pueda resultar peligroso.

    Si nuestro caballo está estabulado, una técnica es encender la radio o ponerles música, con el propósito de que este sonido camufle al de los fuegos artificiales. Además, dejaremos las luces encendidas y les proporcionaremos comida para mantenerlos distraídos.

    Nuestra presencia puede calmarlos. De modo que podemos permanecer cerca del caballo durante la duración del ruido. Mantendremos, eso sí, las debidas precauciones para evitar que su nerviosismo pueda causar un percance.

    Si todo esto no diera resultado, podemos contactar con nuestro veterinario y administrar un sedante al caballo. En el mercado existen sedantes naturales a base de hierbas.

    En las épocas en las que no hay celebraciones que involucren ruidos de cohetes, es conveniente trabajar con nuestro caballo para ir desensibilizándole ante esos sonidos. Podemos grabar sonidos de fuegos artificiales para que nuestro caballo los vaya escuchando. Empezaremos poco a poco e iremos aumentando el volumen de forma paulatina hasta que veamos que el caballo se va acostumbrando a esos ruidos y no reacciona de forma temerosa ante ellos.

     

     

    Imagen: tophorse.com.au


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín