Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Consejos generales sobre cuándo preñar una yegua

    ArtículoCómo - Cuidadosmiércoles 03 diciembre 2014
    Compartir:

    Se aconseja preñar una yegua a partir de los 42 meses de edad, ya que ahí termina su desarrollo y crecimiento. Sin embargo, mucha gente se salta esta consideración y empieza a preñar a las yeguas alrededor de los 36 meses, e incluso de los 30 meses (¡o incluso antes!), sin tener en cuenta que este proceso puede afectar al desarrollo de la propia yegua.

    Por otro lado, para una yegua, es habitual ser preñada teniendo unos 4-5 años ya que se la considera joven aún y en edad fértil. No obstante, a partir de los 8-9 años resultará mucho más difícil (pero no imposible) preñarla por empezar a estar considerada una edad madura para una yegua.

    El ciclo entre un período de celo y otro es de 21 días. Pero, ¿cómo saber si la yegua está en celo? Las que lo están responden a la presencia del macho despejando la vulva, levantando la cola, orinando y mostrando una actitud sumisa. Por contra, las yeguas que no están en período de celo se tornan agresivas en presencia del macho, echan las orejas hacia atrás, hacen ruido y patean. Suele ser recomendable, como regla general, proceder a la cubrición de la yegua el día 3 del celo y continuar cada día hasta que finalice el período de aceptación del macho.

    Siempre que sea posible, es propicio que el parto tenga lugar hacia el inicio de la primavera, pues por lo general los partos son mejores y la temperatura acompaña. Teniendo en cuenta que el embarazo de una yegua dura aproximadamente unos 11 meses, la primavera anterior es la estación perfecta para proceder a las cubriciones.

    El peso y la forma física de la yegua influyen notablemente en la capacidad reproductiva del animal. De este modo, aquellas yeguas que se han mantenido algo más gordas antes de ser fecundadas, tienen más posibilidades de concebir, y en general, mantienen estas características favorables durante el embarazo. También es aconsejable que la yegua mantenga un peso más bien alto durante la gestación.


    Contenido relacionado:

    Fases del embarazo de la yegua y desarrollo del potro

    Las necesidades de una yegua preñada

    El potro recién nacido y la lactación de la yegua

    Cuidados del potro huérfano o enfermo

    El destete de un potro y su alimentación

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín