Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El dramático abuso de los caballos en Cartagena, Colombia

    ArtículoCómo - Cuidadosjueves 27 octubre 2011
    Compartir:

    Hace unos meses Madhu Anderson llegó a Cartagena procedente de Estados Unidos. Por boca de sus amigos había escuchado sobre la belleza y embrujo de Cartagena.

    Soñaba con visitar y tomar muchas fotos en el Centro histórico, ir a las islas del Rosario y pasear por el sector turístico, pero sus planes cambiaron horas después de haber llegado, cuando vio un vehículo de tracción animal tirado por un burro que llevaba en una carretilla dos vigas que triplicaban su peso.

    La primera reacción de Anderson fue coger su cámara y grabar mientras su traductora, Patricia Patiño insultaba a los seis hombres que descargaban las vigas. Con la esperanza de hacer algo, regresó al Hotel Santa Clara, donde mostró el video a la recepcionista, pero dice que no le prestaron mucha atención.

    Por la noche salió a pasear por el Centro histórico y para su sorpresa se encontró a varios caballos flacos tirando de un carro con varios turistas. No pudo contener las lágrimas y tampoco podía creer lo que estaba viendo.

    “Jamás me hubiese imaginado que en Cartagena existiera tanta crueldad con los animales. Nadie me dijo nada sobre esto y de haberlo sabido no hubiese venido. He viajado por muchas partes del mundo y nunca había visto algo como esto. ¿Dónde está la autoridad? ¿Por qué nadie hace ni dice nada?, dijo al diario El Universal, lugar al que se dirigió también con el video.

    Tras la denuncia pública de Madhu Anderson, el Hotel explicó que el contratista era el directamente responsable, por lo que se tomaron medidas para evitar que algo similar volviera a ocurrir.

    El hecho de no saber español no fue impedimento para quedarse algunos días más de los inicialmente programados y empezar a hacer algo. Con la ayuda de la traductora, que también siente un afecto especial por los animales, buscó a fundaciones y protectoras de animales para ver de qué manera podía ayudar a que las cosas cambiaran.

    En menos de una semana se hizo voluntaria de la Fundación para el Rescate de Animales Desamparados (FRAD). Se olvidó de las hermosas playas y lugares turísticos de los que le habían hablado sus amigos y de la idea de visitar otros países, y se dedicó a la atención de perros y gatos.

    Todos los días acudía a la fundación a bañarlos y a alimentarlos. También asistió a varias conferencias y manifestaciones a favor de los animales.

    Su amor por los animales era tan grande que lo único que le importaba era su bienestar. Lloraba cada vez que veía un burro con una carreta llena de escombros, o cuando en el Centro, los perros callejeros y famélicos deambulaban en busca de comida. Poco a poco Madhu fue conociendo la otra ciudad, pobre e indiferente.

    Por las noches, antes de llegar al hotel, recorría el Centro histórico para observar el estado de los caballos cocheros y el trato que le daban sus dueños.

    En inglés, sin importar si se le entendía o no, insultaba a algunos cocheros que llevaban sobrecarga, y llamaba a la policía para denunciar el abuso a los caballos. Algunos policías ya la reconocían y no le prestaban atención.

    Algunas veces recibió amenazas, pero eso no la asustaba, puesto que por los animales estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario para defenderlos.

    Persistente con su causa, redactó una carta en inglés, y por el revés en español, para entregarla a los turistas, en algunos restaurantes, hoteles y en el aeropuerto. En ella advertía sobre el estado físico y anímico de algunos caballos, que según decía, no estaban en condiciones para trabajar y resaltaba algunas recomendaciones a tener en consideración antes de alquilar un coche de caballos, informando sobre la condición física y anímica del animal.

     

     

    Artículo e imagen originalmente publicados en "eluniversal.com.co" el 19 de octubre de 2011

    Video perteneciente a Patricia Patiño, la traductora de Madhu Anderson.

     

    Otros artículos relacionados:

    El dramático abuso de los caballos en Cartagena, Colombia

    La situación de caballos y carretas en Bogotá, Colombia

    La entrega de caballos y yeguas de los carreteros en Bogotá (Colombia)

    La polémica de los coches de caballos en Cartagena de Indias

    Brigitte Bardot pide al presidente colombiano el fin del sufrimiento de caballos

    Bogotá (Colombia) da inicio a la sustitución de los caballos por aparatos motorizados

    Proyecto para erradicar los carros de caballos en Santa Fe, Argentina

    La polémica de los carros tirados por caballos en Nueva York

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín