Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El potro recién nacido y la lactación de la yegua

    ArtículoCómo - Cuidadosmartes 02 diciembre 2014
    Compartir:

    Al nacer, el potro posee alrededor de un 10% de su peso de adulto y aproximadamente un 60% de su altura. Se considera que a los seis meses de edad ya debería estar a la mitad de su peso de adulto y cerca del 80% de su altura futura. La anatomía de sus rodillas está más o menos desarrollada sobre los 4 meses. Tal velocidad de crecimiento hace que la dieta sea primordial para garantizar un desarrollo correcto.

    Como es sabido, lo primero que hace un potro nada más nacer es ponerse de pie y mamar. Es así como recibe el calostro o "primera leche" de la yegua y que es altamente nutritiva para el potro. Además, contiene altos niveles de anticuerpos que servirán para protegerlo de enfermedades.

    Cuando una yegua está cerca de dar a luz, sus requisitos nutritivos aumentan de manera significante. Hay que tener en cuenta que la yegua tendrá que llegar a producir hasta 11,5 litros de leche a diario durante unos cinco meses. Esto representa unos 1.703 litros en total. Aparte de todo el forraje que la yegua quiera comer, hay que aumentar el aporte calórico en forma de pienso para compensar todo el esfuerzo extra que su cuerpo está realizando.

    Se suele seguir una dieta de avena con alfalfa, que es lo más habitual hoy en día en numerosos centros de cría en España y en el mundo entero. La avena y la alfalfa por si son buenos aportes en la dieta, pero hay que saber combinarlos adecuadamente tanto a la yegua como al potro, en función de la cantidad de forraje que necesita el caballo por su tipo de sistema intestinal. Al respecto, cabe recordar que el caballo debe mantener su salud intestinal a base de fuentes de forraje.

    Se debe administrar a la yegua un mínimo de un 60% de su total comida como fibra, pero el nivel proteico de la alfalfa es demasiado fuerte por lo que no es apropiada como fuente única de forraje. Es mejor que la yegua coma heno para mantener su sistema digestivo activo y una flora intestinal estable. El uso de paja como fuente de fibra es común en España, pero desde el punto de visto nutricional, su aporte vitamínico es nulo y el nivel de lignina puede irritar el sistema intestinal del caballo.

    No nos olvidemos del potro en esta fase. Si suele mamar más de media hora en una toma, puede ocurrir que no esté recibiendo suficiente leche. Por eso es importante administrar la correcta alimentación y aportes calóricos a la yegua. Mientras esto no sea así, se debería proporcionar al potro un pienso o un producto sustitutivo para reemplazar la leche hasta que la producción de leche de la yegua sea suficiente.

    Recordemos que el período de lactancia del potro acostumbra a durar unos seis meses.

     

    Contenido relacionado:

    Fases del embarazo de la yegua y desarrollo del potro

    Las necesidades de una yegua preñada

    Consejos generales sobre cuándo preñar una yegua

    Cuidados del potro huérfano o enfermo

    El destete de un potro y su alimentación

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín