Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Proyecto 'Alegría' con Caballos en Ibiza

    ArtículoCómo - Entrenamiento de caballosviernes 11 noviembre 2011
    Compartir:

    «Llevamos dos años funcionando y los resultados son espectaculares. La gente sale llorando de nuestros espectáculos al ver a los niños interactuando con los caballos», así explica Karen Sailer los resultados del proyecto 'Alegría', fruto de la iniciativa de la organización Dale Una Oportunidad (DUO), una organización sin ánimo de lucro que en un principio se dedicó a recoger perros y gatos abandonados y en 2005 extendió esta iniciativa a los caballos. Karen Sailer lo lidera.

    En Ibiza está muy arraigada la tradición de tener un caballo. Antes se utilizaban para tirar de un carro o para ayudar en las tareas del campo. Hoy día estas tareas las realizan máquinas, sin embargo mucha gente mantiene la costumbre de poseer un animal de tiro, pero en muchos casos los tienen abandonados en pequeñas cuadras entre forraje húmedo y sin agua ni alimento porque no pueden mantenerlos y no conocen los cuidados que requieren, cuenta Sailer. Conocedora de esta situación, impulsa esta iniciativa con la colaboración de la hípica Can Mayol, que le ofrece plazas para realojar a los caballos abandonados.

    En ocasiones es el mismo propietario que no puede mantener al animal el que llama y decide entregarlo a la asociación; otras veces DUO recibe una denuncia de vecinos, tras la cual miembros de la ONG acuden a la casa a informar al dueño del caballo acerca de las medidas que debe tomar para que el Ibanat no le quite la custodia por maltrato de animales, en cuyo caso el dueño opta por mejorar la situación del equino o por entregarlo.

    Hablar con los caballos

    Una vez en su nuevo establo, Sailer empieza a enseñar a los niños a «comunicarse con el caballo». Esta técnica está basada en observaciones del comportamiento de equinos en libertad y consiste en aprender su lenguaje gestual en la manada para poder relacionarse con ellos y conseguir que actúen según las direcciones de una persona que use estos gestos.

    Esta técnica de doma tiene un intenso trabajo en el suelo, sin montar al animal. Resulta un trabajo muy apropiado para estos caballos, dado que en muchos casos desconfían de las personas. Los niños empiezan relacionándose cara a cara con el animal e intentan que responda a sus gestos.

    Una vez que se logra esta comunicación entre montura y jinete, es cuando se empieza a entrenar. «Los caballos aprenden con muchísima rapidez a través de este sistema, dado que la base de su motivación no es el miedo sino la confianza y esto favorece también que se acelere su recuperación», explica Sailer. Tanto es así que tras siete semanas de haber comenzado el proyecto ya presentaron su primer espectáculo, el 'Seven Saturdays Show', en el que ya se hacían patentes los excelentes resultados de 'Alegría', que ya ha recuperado a más de 20 caballos.

    Este proyecto no está solamente orientado a la recuperación de los caballos, sino también a la educación de los niños, para evitar que se repitan estas situaciones de abandono. «Con esta técnica aprenden que son parte de la naturaleza, que forman parte de algo mucho más grande que ellos, y esto resulta una importante enseñanza de vida», expone Sailer.

    El cuidado de los caballos supone muchísimos gastos, y se necesita en torno a un año para poder recuperarlos y conseguir un nuevo dueño que se hagan cargo de ellos.

    Sailer, licenciada en veterinaria, ejerció durante muchos años esta profesión sobre todo con equinos. Actualmente es la propietaria de una empresa de jardinería que tiene clientes de todo el mundo, en general con un gran poder adquisitivo. Sailer aprovecha su vocación inicial y su trabajo actual para el desarrollo de su iniciativa: ejerce de nuevo el oficio de veterinaria para cuidar a los animales que recupera con la colaboración de DUO y acude a sus clientes para obtener patrocinadores privados que financien este costoso proyecto. Aquellos que deciden participar pueden colaborar apadrinando a un caballo, mediante la sufragación de todos los gastos, o apadrinando las clases de algún niño de la hípica que muestre curiosidad pero cuyos padres no puedan pagarlas.

    También colabora con este proyecto Vicente Rotger Meseguer (Barcelona, 1964), jinete y profesor durante 12 años de la Unidad Montada de la Guardia Urbana de Barcelona y de algunos jinetes olímpicos del equipo español.

     

     

    Fuente e imagen: diariodeibiza.es/Max Lawless

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín