Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Historia de la Feria del Caballo de Jerez

    ArtículoHistoria - Fiestas y Tradicionesmiércoles 09 mayo 2012
    Compartir:

    Los orígenes de la actual feria de Jerez hay que buscarlos, como suele ocurrir, en la historia y la tradición. Sin embargo, el gran apoyo popular ha servido de base para que este festejo perdure a través de los siglos, desde prácticamente la conquista cristiana de la ciudad por el rey Alfonso X El Sabio.

    Rascando en la historia más reciente, el 3 de febrero de 1888 marca una fecha decisiva para la Feria de Jerez. Tal como hacía público el Ayuntamiento de la localidad gaditana en este escrito: “El Excelentísimo Señor Alcalde, así como los concejales que suscriben, atendiendo a la general opinión respecto a las ventajas que para el interés público con la traslación de la Feria de Caulina al sitio llamado Era de Morales, vienen desde algún tiempo ocupándose de dar cima a un pensamiento que consideran de la mayor importancia”.

    Ese texto supuso la unificación la antigua feria y compra-venta de la Dehesa de Caulina con la que actualmente es conocida como la Feria de Jerez. Esta unión ocasionó, además, el traslado a la antigua Era de Morales o el hoy Parque de Julio González Hontoria, que desde 1903, sigue acogiendo la feria del caballo y cita ineludible primaveral en Jerez.

    La festividad original difería en algunos aspectos de la festividad que hoy conocemos. Por ejemplo, en la Feria de Caulina , uno de los actos más brillantes era la ‘batalla de flores’, una tradición que se optó por desterrar al terminar habitualmente con gamberradas y daños a la moral de la época.

    Sin embargo, la Feria logró sobrevivir a la guerra civil, a la post-guerra, a los años de dictadura y ya en 1966, el entonces alcalde Miguel Primo de Rivera y Urquijo creó una serie de actividades ecuestres adicionales a la ‘Feria de la Primavera de Jerez’, nombre con el que era conocida en aquella época. Se trataba de los actos festivos de las ‘Fiestas del Caballo’ que, dos años después, se aglutinaron como ‘Feria del Caballo’.

    Así pues, bajo ese nuevo nombre se aglutinaban todos los actos de ocio y diversión en el Real, espectáculos hípicos y exposiciones de maquinaria agrícola. Fue a partir de ese momento que el caballo despuntó como el verdadero protagonista de la feria jerezana, pues cada vez a más público que acudía lo hacía con motivo de los espectáculos ecuestres.

    Entre estas actividades hípicas se encuentran: el raid hípico, exposiciones de sementales, concursos de carruajes y enganches, concurso de saltos y actividades de acoso y derribo, entre otros.

    El alcalde Primo de Rivera así lo resumió: “Cuando en 1965 me nombraron alcalde, me vine a Jerez seis meses antes de tomar posesión para enterarme lo que había en esta ciudad. Me di cuenta de que ninguna ciudad tenía dos ferias (la de la primavera y la de la Vendimia) y las que lo intentaban fracasaban. Entonces, la feria de la primavera era una cosa muy pequeñita, como una copia de la Feria de Abril  sevillana, y ya que en España había muchas ferias de la vendimia, decidí potenciar  la de mayo con una Semana del Caballo, que fue todo un éxito. De ahí surgió la Feria del Caballo”.

    En 1983 se suprimió la Feria de la Vendimia o ‘feria de los bodegueros’ y los esfuerzos pasaron a centrarse desde entonces exclusivamente en la Feria del Caballo. Cada primavera, Jerez se transforma en Feria, su fiesta principal, además de convertirse en el marco perfecto para que toda la atención jerezana se vuelque en un solo punto, las manifestaciones, quejas y reclamaciones sociales suelen llegar al Real incluso en la actualidad. De ellas, la más conocida tuvo lugar en 1983 cuando los trabajadores de Domecq protagonizaron la larga huelga de la compañía. Y en otro orden de cosas, durante los años de la peste equina la Feria del Caballo se mantuvo aún sin la presencia de un solo equino.

     

     

    Fuente: diariodejerez.es

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín