Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Kurtzetxiki - La recuperación de un monte comunal

    ArtículoHistoria - Fiestas y Tradicionesmiércoles 26 junio 2013
    Compartir:

    Caballos y vacas pastan de nuevo en la pradera que el monte comunal Kurtzetxiki, en Mondragón (Guipúzcoa). Este cerro de 531 metros ha vuelto a su uso tradicional que hasta su propia denominación antigua recogía cuando los vecinos se referían al lugar como 'larrea' (pradera).

    A lo largo de la historia había sido utilizado como pastizal comunitario dedicado a la ganadería. «Muchos lugareños solían llevar sus vacas a pacer a este paraje, e incluso establecían turnos para cuidar y recoger diariamente el ganado» indica el ingeniero agrónomo del municipio Pello Garai.

    Sin embargo, loma de Kurtzetxiki  ha estado muchas décadas oculta bajo un denso pinar, hasta que en 2008 se decidió recuperarla como entorno natural y paisajístico de alto valor. En aquel momento se decidió destinar el lugar a usos lúdicos o didácticos, hasta que, más recientemente, el Ayuntamiento de Mondragón ha logrado encauzar el lugar a tradiciones pecuarias como antaño.

    En 2012 desbrozaron, araron y sembraron con hierba una superficie de 10 hectáreas cerca de la cima. En otoño se pudo sembrar el paso que ha brotado esta primavera gracias a las abundantes lluvias.

    Los técnicos del Consistorio, siguiendo las indicaciones de los expertos de la Diputación Foral, han comenzado a introducir ganado a partir de 'sanisidros'. Los primeros animales, en muchos años, que han vuelto a pacer han sido 18 caballos, yeguas y potros. Los siguientes en incorporarse son una veintena de vacas procedentes de Udala.

    Garai asegura que el ganado permanecerá en Kurtzetxiki durante unos dos meses. A continuación se segará la hierba sobrante y se sembrará más si se considera necesario. Con estos cuidados se persigue obtener una pradera en perfectas condiciones a medio plazo, en lo que estiman los expertos un tramo de tres o cuatro años.

    Cuando las vacas sean trasladadas a sus establos, en invierno serán unas 300 ovejas, pertenecientes a pastores de Bedoña y San Andrés, las que sustituyan a los caballos, que será recluido en un encinar adulto para que paste en esa zona.

    Los caballos, según Garai, «aguantan desde mayo sin beber gracias al agua contenida en la hierba tras las abundantes precipitaciones registradas durante la primavera». Pero con el aumento del calor, está previsto que el abastecimiento de agua a las vacas y caballos se produzca mediante una cisterna. Además, existen dos pozos en la cima del monte, detectados por un zahorí, que serán perforados a unos 20-30 metros de profundidad, aunque para ello la tierra debe adquirir un grado óptimo de sequedad. Cuando se den las condiciones adecuadas, tras perforar, serán unas bombas de molino de viento y placas solares las que abastezcan de agua los abrevaderos de los animales.

    Todo la iniciativa pecuaria que se está llevando a cabo en Kurtzetxiki se enmarca dentro del proyecto del Ayuntamiento de ayudar a los productores locales y fomentar el consumo de circuitos de cercanía. En este sentido, ayudará a ahorrarles coste en pienso. Según el ingeniero, las 10 hectáreas de Kurtzetxiki sólo permiten alimentar a 15 vacas.

    Además de esta área de pasto, el monte cuenta con 30 hectáreas de encinar adulto y bosque mixto, y otras 20 hectáreas de encinar joven, lo que dota de un alto valor ecológico y paisajístico a Kurtzetxiki.

     

     

    Fuente e imagen: diariovasco.com

    Artículos
    Suscríbete al boletín