Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La Balesquida - Tradición recuperada en Oviedo

    Compartir:

    Vestido de blanco inmaculado, con un sombrero coronado por un penacho de plumas, y montando a un caballo de capa blanca, el Heraldo de La Balesquida recorre el casco antiguo de la ciudad con el objetivo de obtener el permiso municipal para celebrar las tradicionales fiestas de la cofradía.

    Tras conseguirlo de manos del teniente alcalde, prosigue su recorrido al grito de: “Ovetenses y foráneos, sepan ustedes que han comenzado las fiestas de La Balesquida”.

    El Heraldo se abre paso en la plaza de la Catedral para informar a cofrades, socios, ovetenses y curiosos sobre los festejos de La Balesquida. Tras él, la Banda de Gaitas 'Ciudad Oviedo' y el grupo de baile La Sidrina de Lugones completan el séquito. Desde el caballo, el jinete invita a sumarse a la comitiva a todo aquel que lo desee.

    En la edición de 2013, José Antonio Alonso, presidente de la Sociedad Protectora de La Balesquida, destaca que «ha habido más gente que nunca». Sobre todo en el trayecto final, a la altura de la calle Cimadevilla y de la Rúa.

    La Balesquida, compuesta por 1.500 cofrades y unos 6.000 socios, da inicio tras el permiso municipal repartiendo bollos de pan de fisga con chorizo y media cuartilla de vino de pasado el monte, almuerzo típico del gremio de los sastres y alfayates, que celebraba cada año para reponer fuerzas tras la procesión con la virgen de La Esperanza desde la capilla de La Balesquida hasta la iglesia de Santa Ana de Mexide.

    La Sociedad Protectora de La Balesquida ha recuperado la tradición de la cabalgata del heraldo recientemente.  Fue en 2002 cuando se reinstauró, junto al proyecto de recopilar toda la información sobre su historia y lo relacionado con la época del arranque de los festejos en honor de doña Velasquita Giráldez, la mujer noble que dio origen a la tradición cuando, en 1232, donó sus bienes a la cofradía de los sastres, actual Balesquida.

    Para el fiscal, Pedro Alberto Pérez Escotet, «ha sido positivo que la cabalgata se recupere» y con ella el conocimiento, no solo a cofrades y socios, de lo que hay detrás del Martes de Campo.

     

     

    Fuente e imagen: elcomercio.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín