Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La Feria de Ganado Equino de San Fermín en Pamplona

    ArtículoHistoria - Fiestas y Tradicionesmiércoles 11 julio 2012
    Compartir:

    La tradicional feria de ganado equino que se celebra en Pamplona con motivo de las fiestas de San Fermín y que suele llevarse a cabo en el polígono de Agustinos ha tenido en 2012 un cambio que no parece ser del agrado de todos los participantes.

    Hasta la fecha, la feria de compra y venta de caballos se celebraba el 7 de julio, coincidiendo con la festividad del Santo, pero en 2012 esa fecha se traslada al 10 de julio y el resultado, en esta ocasión, ha sido una considerable bajada en cuanto a equinos venidos.

    A la una del mediodía, cerrándose la feria siempre sobre las 3, se contabilizaban un total de 366 equinos vendidos, cuando el año anterior se lograban alcanzar más de 500 transacciones.

    Los ganaderos achacan la bajada, ya no sólo a la propia crisis económica general que también afecta, y mucho, al sector sino que cambiar el tradicional día en el que se lleva a cabo la feria también ha sido perjudicial. Como señala un joven ganader: "Muchos de los que se dedican a la venta de caballos no se enteraron del cambio de fecha y acudieron al recinto de Agustinos el pasado siete de julio, pensando que la fecha sería la misma de siempre. Esta feria es una tradición y habría que mantenerla y respetarla". Este chico subió hasta Pamplona con cinco caballos y tuvo que volverse con dos, cuando, según él, siempre había regresado con el camión vacío.

    Este mismo ganadero llamaba la atención de los organizadores, quienes debieron darse cuenta de esta inconveniencia a la hora de fijar el calendario, pues en 2008 ya ocurrió lo mismo, al trasladarse la fecha al 10 de julio, en lugar del día 7.

    Sea como sea, lo cierto es que la feria de ganado equino de San Fermín no es tan solo una tradición, ya que con los años se ha convertido en todo un referente en los encuentros de compra-venta de caballos más importante en la zona norte de España, acudiendo al evento ganaderos con sus caballos procedentes de puntos como Asturias, Cantabria, Galicia e incluso Francia y Portugal.

    Los ganaderos acostumbran a llegar al polígono la noche y madrugada anterior. A partir de las siete y hasta las tres del mediodía, ganaderos, tratantes, compradores, y todo aquel que se acerca puede contemplar a caballos, yeguas, mulas, burros y ponis. Empiezan los tratos entre compradores y propietarios en función del interés para carne, cría, paseo o competición, y así, tras acordar un precio, llevárselo posteriormente en sus respectivos remolques y camiones.

    Además, también se pueden encontrar puestos de venta de accesorios ecuestres como varas de ganadero, sillas de montar, faldones, guarda hebillas, estribos, riendas, cascos y diversos accesorios de equitación.

    Pedro José Martín, un tratante de ganado de la localidad de Santesteban, y habitual en este tipo de encuentros, comenta que ya se conocen todos los que acuden a estas citas debido a que "llevan muchos años en este trabajo" pero, aún así, se vende "al que más paga" y no "al más amigo". También reconoce que la crisis está pegando duro al sector pero que tampoco notaron ningún cambio espectacular en anteriores épocas de bonanza: "Aguantamos lo que sea. Ganamos menos pero trabajamos nosotros para nosotros mismos así que estamos preparados y una sola persona hace la tarea de tres o cuatro".

    De hecho, Martín ha conseguido vender todos los caballos que se trajo, cuarenta. Y añade que "lo importante no es cuánto se vende o si se vende todo, sino conseguir un beneficio por ello, un buen precio". En su caso, Pedro José continúa con una tradición iniciada por su abuelo y perpetuada por su padre.

    Aunque algunos de estos comerciantes trabajen con precios establecidos, lo cierto es que la crisis ha provocado una bajada. La falta de poder adquisitivo hace que, por norma general, el precio de los caballos presentados a las ferias de compra-venta haya disminuido en unos 150 euros en comparación con, por ejemplo, hace cuatro años, cuando la crisis no había alcanzado su punto más álgido.

    Además, cabe mencionar una tendencia ya de tipo generacional y es que cada vez hay menos gente que decide apostar por vivir de la ganadería en general y, de la equina, en particular.

     

     

    Fuente e imagen: noticiasdenavarra.com

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín