Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La gala ecuestre del Jubileo de Isabel II

    Compartir:

    Las celebraciones del Jubileo de Diamantes (60º aniversario de su subida al trono) de Isabel II contaron con una gala ecuestre muy surtida y variada y que, además, no podía faltar en este tipo de celebración, tratándose la Reina británica de una gran amante de los caballos.

    La ciudad real de Windsor en la se celebró el espectáculo ecuestre a mediados de mayo de 2012 acogió a más de un millar de artistas y caballos llegados de los cinco continentes para participar en un espectáculo de 90 minutos inspirado en los 250 viajes oficiales que la monarca inglesa ha efectuado durante estos años alrededor del mundo. En la fastuosa gala participaron 550 caballos y 1.200 participantes entre jinetes y bailarines en un escenario que escenificaba el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la Reina y situado en Londres.

    Entre todos los actores de la exhibición se pudo disfrutar de los caballos bailadores Marwaris de la India y los huasos chilenos, entre otros, que tuvieron que dar lo mejor de sí bajo una intensa lluvia en los jardines del castillo. Un carrusel de carabineros italianos reconstituyó una batalla histórica en un torbellino de plumas y de espadas, mientras los jinetes de la Escuela de Equitación del Kremlin mostraron su dominio de la acrobacia formando una pirámide humana sobre sus equinos al galope. Un centenar de caballos árabes de la caballería real de Omán irrumpieron luego en el escenario en medio de nubes de incienso.

    Entre los números ecuestres hubo tiempo para canciones y bailes tradicionales de folclores procedentes de todo el mundo, como una demostración de digeridoo, un instrumento de viento ancestral de los aborígenes australianos, un haka (danza guerrera) maorí, cantantes esquimales y un grupo de mariachis.

    Eso sí, traer 550 caballos por aire, mar y tierra hasta Windsor fue "una verdadera proeza logística", tal como comenta Sheila Duckworth, responsable de la firma de transporte ecuestre Shelley Ashman. Y es que, por ejemplo, los caballos de Omán llegaron en dos aviones cargados hasta los topes y un convoy salido de Azerbaiyán tardó 17 días en llegar. Pero "no hubo problemas: los caballos están contentos mientras estén juntos", añade Duckworth.

    La reina siente pasión por los caballos desde que era pequeña. Con sólo cuatro años le regalaron su primer poni y actualmente, pese a su avanzada edad, continúa montando a caballo. Es, además, propietaria de varios caballos de carreras, que también participaron en el espectáculo, al igual que los caballos de Guardia Real, que se unieron al resto de los participantes en un show final que recreaba su coronación en 1953.

     

     

     

    Fuente e imagen: AFP

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín