Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Mackinac - Un lugar anclado en el siglo XIX

    Compartir:

    Existe un rincón en Estados Unidos en el que el tiempo parece haberse detenido. Se trata de uno de los destinos turísticos más solicitados del estado de Michigan.

    La isla de Mackinac, situada en el Lago Hurón, tiene prohibida la circulación a todos los coches. Lugareños y visitantes deben trasladarse a pie, en bicicleta o en carruajes tirados por caballos.

    Este veto data de finales del siglo XIX cuando las primeras preocupaciones acerca de la contaminación y el ruido generaron un gran debate entre los residentes de la isla y, finalmente, su alcalde tomó la decisión, hace más de un siglo, de prohibir todo tipo de vehículos motorizados. Esta decisión ha logrado permanecer inalterada durante todas estas décadas.

    Por aquel entonces, Estados Unidos pasaba por un momento histórico en el que por todo el país se vivía con preocupación el auge de la mecanización y motorización que comportaban los avances de la modernidad. Sin embargo, al progreso parecía acompañarle una inevitable desaparición de paisajes de gran valor y una degradación de los espacios naturales aún conservados casi en estado salvaje por aquel entonces.

    De estas preocupaciones iniciales surgían los primeros parques naturales. En 1870 el Congreso de Estados Unidos consignaba Yellowstone como el primer Parque Nacional. Cinco años después, algunas tierras de Mackinac recibieron una protección similar.

    Desde 1895, casi el 80 por ciento de la isla es actualmente un Parque Estatal, el primero existente en Michigan. Con esta designación, la Comisión de Parques limitó el desarrollo de cualquier urbanización privada y obligó a los arrendatarios a conservar la arquitectura victoriana de sus casas.

    Esto, sumado a la prohibición de los vehículos motorizados y la presencia de los carruajes de caballos, hacen de la isla un lugar muy especial, en el que sólo se permite la circulación en la isla de algunos vehículos de emergencia y motos de nieve.

     

     

    Fuente e imagen: abc.es / Wikimedia Commons

    Artículos
    Suscríbete al boletín