Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Origen de los Caballos del Vino de Caravaca de la Cruz

    ArtículoHistoria - Fiestas y Tradicionesjueves 27 octubre 2011
    Compartir:

    Para entender la festividad de los Caballos del Vino de Caravaca de la Cruz, en Murcia, se debe entender primero la leyenda que los envuelve.

    A mediados del siglo XIII, hacia 1250, la ciudad estaba protegida por la Orden del Temple o los templarios. La ciudad se congregaba alrededor del castillo y todo transcurría de forma tranquila y pacífica hasta que un día los musulmanes invadieron Caravaca, que por aquel entonces era colindante con el Reino de Granada.  Los habitantes que lograron salvarse de una muerte segura lo hicieron al conseguir llegar hasta el castillo y refugiarse en él. Sin poder penetrar en el castillo, los moros decidieron contaminar las aguas que llegaban hasta los lugareños refugiados. Esto provocó una epidemia y como consecuencia unos cuantos caballeros decidieron reunir el coraje suficiente para salir del castillo sin que los moros se enterasen. Una vez fuera, y en un lugar llamado Campillo de los Caballeros, consiguieron rellenar de vino unos pellejos que llevaban consigo, con tal de poder beber un líquido no contaminado. Una vez lograron adentrarse de nuevo en el castillo sin que los moros se percatasen, decidieron bañar la reliquia de la Santa Cruz con el vino y la fueron pasando a todos los enfermos. Tal hecho pareció funcionar ya que la epidemia pronto empezó a disminuir sus estragos.

    Y hasta ahí el mito. La festividad empezó a tomar forma hacia la segunda mitad del siglo XVIII. En aquel entonces, se trataba de un festejo en el que los Caballeros transportaban pellejos de vino hasta la Cruz a lomos de caballos adornados con cintas de colores. Ese vino se bendecía en el castillo por las autoridades eclesiásticas de  la época.

    Pasaron años antes de que estos festejos se convirtieran en las conocidas 'carreras' de caballos que son hoy en día. Con el transcurrir del tiempo le fueron añadiendo fuegos artificiales, conciertos, corridas de toros, cabalgatas, obras de teatro y baños de agua y vino, como se recoge en documentos de principios del siglo XX.

    El parón de la Guerra Civil provocó que posteriormente la festividad renaciera con nuevas vestimentas y ornamentación para el caballo y ya por entonces se parecía mucho más a lo que conocemos hoy en día.

     

     

    Imagen: viajeros.com

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín