Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Paseo de Caballos y Enganches en Marbella

    Compartir:

    En el puerto pesquero marbellí de La Bajadilla los protagonistas no son los barcos, sino los caballos. Y es que en junio de 2012 el relinchar de un centenar de caballos cabalgando ha devuelto a la localidad malagueña una tradición que se creía perdida.

    La recuperación del paseo de caballos y enganches de la Feria y Fiestas de San Bernabé se trataba de un evento que llevaba muchos años sin celebrarse. Por suerte, en esta edición, el sonido de los cascabeles que engalanan a los caballos y el golpeo de las herraduras sobre el asfalto tomaron Marbella hasta llegar al recinto ferial de Las Albarizas. Todos los asistentes al evento tenían un objetivo en común: recuperar el tradicional paseo disfrutando de un día a caballo.

    La legión de monturas esperaba el inicio del trayecto a mediodía. Algunos caballos se mostraban algo nerviosos y hacían amagos de cocear, todo lo contrario que quienes los montaban, sabiendo el ‘hecho milagroso’ que se producía en ese momento con el retorno de paseo de los corceles.

    José Antonio Algamasilla, de 12 años aseguraba ser, muy probablemente, el jinete más joven del centenar de caballistas que participaban en la cabalgata. «Es la primera vez que hago el paseo de la feria, ya que antes nunca lo había vivido, pero no estoy nervioso porque antes he cabalgado en otros lugares y tengo experiencia».

    Los primeros en salir del recinto portuario fueron los enganches. Una quincena de coches de caballos participaron en el paseo. Muchos de ellos procedían de otras localidades vecinas, como Málaga, Fuengirola o Mijas y de otras zonas más lejanas como Sevilla o Cádiz.

    Tal era el caso de Gregorio Aranda, que provenía de tierras sevillanas. «Merece la pena el desplazamiento para disfrutar de un día de caballos», manifestó sentado sobre su coche de caballos tirado por cuatro ejemplares de la ganadería Gregorio Aranda Calderón enganchados a la inglesa.

    Isabel Sánchez, amazona de Marbella, insistía en la «gran alegría» que le provoca que se recuperase la tradición. Por su parte, Mohamed García, de Fuengirola, se mostraba muy firme en su postura: «una feria sin caballistas y enganches no es nada». Y es que, según García, los caballos mueven a mucha gente, no solo a las personas que los montan, sino también a otras que acuden a verlos. «Si no, se aburren».

    La afición a los caballos no es un hobby barato y, actividades y eventos de este tipo dan la oportunidad de lucir los animales y sus ornamentos. Durante todo el año hay que entrenar a los caballos para que, una vez llegue el momento de lucirse, nada falle. «Solemos salir por Fuengirola con el coche de caballos para que los animales se acostumbren al ruido de los coches y al bullicio de la gente. Así, cuando vamos a eventos como el de esta feria están tranquilos y no se asustan», comentaba Sánchez.

    Tras recorrer diferentes avenidas y el paseo marítimo, la comitiva llegó al recinto ferial de Las Albarizas, donde los participantes en el recorrido disfrutaron durante el resto del día, además de entregar premios al mejor enjaezamiento y jinete, entre otros.

     

     

    Fuente e imagen: diariosur.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín