Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Romería de Santo Domingo de Guzmán en Navas del Madroño, Cáceres

    Compartir:

    Cada domingo de Resurrección, la cacereña localidad de Navas del Madroño se tiñe de color y tradición con motivo de la celebración de la Romería de Santo Domingo de Guzmán.

    La jornada comienza con las carreras de caballos por la calle principal del municipio para continuar con la salida de los romeros hacia la ermita de Santo Domingo de Guzmán, situada en la sierra del mismo nombre, donde se disfruta de un día perfecto de campo rodeados de familiares y amigos.

    Con motivo de estas fiestas de Semana Santa la población se triplica en el municipio e incluso llega a alcanzar los 6.000 habitantes. De hecho, es necesario establecer un plan de seguridad específico para esos días juntamente con la policía local, guardia civil, hermandad de Santo Domingo y asociación ecuestre 'Los Venteros'.

    En el pueblo la espera se vive con mucha ilusión, pues es una fiesta muy especial. Ni una romería, ni unas carreras, sino las dos cosas en el mismo día.

    José Luis Rodríguez Vivas, presidente de la Asociación Ecuestre 'Los Venteros', explica que la mañana comienza con un pasacalles musical para despertar a los vecinos y anunciar la jornada festiva. A las diez de la mañana empiezan las carreras de caballos por la calle principal en su tramo recto. Las carreras son espectaculares en grupos de dos, tres e incluso 'colleras' de cuatro jinetes.

    Alrededor de un centenrar de caballistas participan en estas carreras, no sólo procedentes de Navas del Madroño, sino también de poblaciones cercanas. El recorrido se estrecha en la zona de las cuatro esquinas, lo que añade más emoción a la evolución de los jinetes. A las doce del mediodía se acaba pues comienza la romería hacia la ermita Santo Domingo.

    El camino se caracteriza por el buen ambiente y la alegría de los romeros, que hacen cinco descansos para tomar alimentos y beber los vinos de la zona. Una vez llegado al final del recorrido hay música, baile, atracciones de feria, puestos ambulantes y se ofrece una misa en la ermita en honor al patrón, santo Domingo de Guzmán. Sobre las seis y media los romeros regresan para correr de nuevo desde las siete y hasta las nueve y media de la noche, lo que resulta más sobrecogedor puesto que el riesgo se incrementa con la falta de luz y la ingestión de vino.

    "Es una romería muy completa. Va todo muy deprisa para ser una sola jornada", subraya Rodríguez Vivas.


     

    Fuente e imagen: elperiodicoextremadura.com 

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín