Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Amador González - Carruaje, caballo y perro en una singular vuelta a España

    ArtículoHistoria - Jineteslunes 12 agosto 2013
    Compartir:

    Amador González ha conseguido hacer realidad dos sueños: uno era dar la vuelta a España, y el otro, tener un caballo. Pero para poder combinar ambos deseos primero tuvo que verse prácticamente postrado en la cama debido a una lesión en el cuello que le impedía trabajar. Ante ese panorama y cansado de perder el tiempo, decidió ponerse en marcha.

    Decidió entonces comprar a la yegua India, su primer caballo, que le afianzó todavía más el proyecto que tenía en mente. Sin dinero en los bolsillos ni conocimiento del mundo de los caballos decidió buscar patrocinadores. González fue de comercio en comercio y de asesoría en asesoría con una tarjeta dónde se podía leer ‘Viaje por España en carro, colabora y participa’. Y lo logró. Con el dinero de los colaboradores pudo comprar a Noia, otra yegua, que tiraría del carro durante más del año y medio que ha durado esta peculiar aventura. «Pudo realizarse gracias a la plasmación del deseo. Cuando estás seguro que puedes lograrlo, convences a los otros para que confíen en ti», asegura.

    Amador, Noia y Senda, una simpática perrita que decidió sumarse a la expedición, salieron del puerto de Cambrils, en Tarragona, el 7 de julio de 2010 con una barca con ruedas, equipada de un toldo, placas solares para cargar el ordenador, un colchón y distintos lemas reivindicativos.

    Inicialmente previsto para un año, el viaje finalmente se tuvo que alargar por una serie de imprevistos. Sin embargo, la experiencia otorgó a Amador suficientes experiencias que le empujaron a escribir un libro para contar su historia.

    Desde que volvió a Cambrils, Amador es actualmente un pluriempleado: arregla casas, hace de jardinero, cuida a sus yeguas y escribe el libro. No tiene claro cuándo saldrá, porque ante todo tiene que recuperar el dinero gastado en su ruta. De lo que está seguro es que la protagonista del libro va a ser Noia, la yegua, que relatará el recorrido mediante un diálogo interior o bien con Senda, Amador y las personas que se fueron encontrando por los distintos lugares de España. «Va a ser muy entretenido, y si se hace bien intuyo que dará para una buena película. Es una historia muy bella, personal y emotiva, pero no recomiendo que nadie la haga».

    Los motivos que le han llevado a plasmar su historia por escrito son tres principalmente: reivindicar algunos caminos antiguos, viejas rutas que convivían en paz con la naturaleza, sin apenas dañar ni deformar el paisaje como ocurre con las actuales infraestructuras; la reivindicación de disfrutar y vivir el presente siendo consciente de los pasos que se dan; y, por último, reivindicar otra vez lo antiguo, demostrar de lo que son capaces los caballos frente a los automóviles. «Estoy seguro que el carro va a volver a utilizarse», indica.

    Entre sus aventuras se incluye una noche en el calabozo de Granada, ciudad de donde son originarios sus padres, donde fue detenido por aparcar su carro cerca del río. Además, en más de una ocasión intentaron robarle la yegua. No obstante, los buenos recuerdos parecen hacerse un hueco mayor al final del trayecto. El peregrino se muestra muy agradecido a las personas que le ayudaron a lo largo del viaje y han colaborado de una manera u otra en hacer de esta iniciativa la mayor experiencia de su vida.

    Por el momento, este viajero sigue durmiendo algunas noches en la barca-carro que le acompaño tantas noches, hoy aparcada al lado del pantano de Siurana.

     

    Contenido relacionado:

    A caballo hasta Alemania en busca de trabajo

    Filipe Masetti - De Canadá a Brasil a Caballo

    Francisco Ortiz - Ruta a Caballo de Doñana a Francia

    Luis Eneas - Aventuras junto a Caramelo

    Peter Ritz - De Andalucía a Alemania

     

    Fuente e imagen: diaridetarragona.com

    Artículos
    Suscríbete al boletín