Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Ángel Peralta - Rejoneador y ganadero

    ArtículoHistoria - Jineteslunes 25 febrero 2013
    Compartir:

    El rejoneador y ganadero Ángel Peralta (La Puebla del Río, Sevilla, 1926) ha recibido en febrero de 2012 la Medalla de Oro de las Bellas Artes.

    A continuación reproducimos la entrevista que el Diario de Sevilla ha tenido oportunidad de hacer a tan  insigne figura del rejoneo.

    ¿Qué supone este premio? 
    Es una gran satisfacción y alegría. Es un orgullo. Quizás haya alguien que lo merezca más. Pero es un reconocimiento a través del cual quiero valorar que el toreo es arte y cultura. 

    ¿Qué destacaría en estos momentos de su dilatada y fructífera carrera? 
    Para mí fue muy importante el día que en la Maestranza corté un rabo, en la Feria de Abril de 1971. Se me quedó grabado tanto por la faena como por la importancia de la plaza. 

    ¿Qué ha significado el caballo en su vida? 
    El caballo es mi propia vida. Yo sin el caballo no me encuentro. No concibo mi vida sin el caballo ni el toreo. He nacido, me he criado y he vivido en lo alto de un caballo. Además, lo más grande es lograr que el caballo burle de manera artística la embestida del toro, como si caballo y caballero estuvieran compenetrados como sucede en una pareja de baile. Es muy importante en el rejoneo que el caballo y el hombre sepan lo que quieren hacer y se lo transmitan sin palabras. Eso es algo maravilloso. 

    El caballo más importante de su carrera. 
    Han sido muchos. En los comienzos, Favorito y Gavioto. Luego, Ingenioso y Mecano, con el que hice aquella faena que le he mencionado. Y de los más recientes Brujo, que murió con más de treinta años. La rejoneadora Lea Vicens, que debutará este año en Sevilla, tiene tres caballos que son descendientes de Brujo

    ¿Cuál ha sido la mejor época del rejoneo? 
    Desde mi punto de vista, la nuestra, la que vivimos en la década de los setenta Los cuatro jinetes del Apoteosis, con Álvaro Domecq, Lupi, mi hermano y yo. Yo toreé un año 126 corridas y ellos pasaron de 120, con tardes de muchísimo éxito y llenos en las plazas. Ha sido la época más importante del rejoneo. 

    ¿Y el mejor rejoneador? 
    He conocido a muchos. Hay que admirar al torero y al jinete. Y en cada época es distinto. Sin duda, quien llega a figura es porque es diferente y marca la diferencia.

     

     

    Entrevista e imagen originalmente publicados en diariodesevilla.es el 23/02/2013

    Artículos
    Suscríbete al boletín