Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cruz Escarda - Campeón de Castilla y León de Doma Vaquera

    ArtículoHistoria - Jinetessábado 17 agosto 2013
    Compartir:

    Para el jinete Cruz Escarda, reciente campeón de Castilla y León de doma vaquera, la relación con su caballo, Marcos, es algo muy especial, basada en el entendimiento mutuo. Pero esa relación es distiinta y única con cada uno de sus caballos, con los que convive y trabaja en su finca de Pedrajas de San Esteban (Valladolid), que es, además, el centro donde cuida y doma a los animales.

    Escarda empezó a montar siendo muy pequeño, gracias a su padre, quien, además le ha servido de apoyo constante y sin el que no podría haber conseguido ser campeón de Castilla y León. El vallisoletano tampoco se siente agradecido con César de la Fuente, entrenador segoviano de doma clásica y vaquera.

    En cuanto a su faceta de cría, escarda deja bien claro que la monta del mismo es el último paso. Desde que nace hasta que se enfrenta a la competición, el proceso de doma es diferente en cada caso, ya que la persona y el caballo deben conocerse y adaptarse el uno al otro hasta conseguir ser uno solo. «Todo empieza cuando comienzas a cuidarlo, pero hasta que no te subes y no ves sus formas de reaccionar y actuar no sabes si es el tipo de caballo que necesitas». Por lo general, el tiempo hasta que puedes montar y ensillar al caballo es de tres años.

    Cruz destaca el uso de la raza de caballo hispanoárabe para la doma vaquera, ya que sus características lo convierten en un animal extraordinariamente dócil y con mucha agilidad de movimiento. Tienen un temperamento activo que los convierten en equinos de rápida respuesta, capaces de superar situaciones adversas con facilidad. Sin embargo, no todo depende de la raza del caballo como de su morfología adecuada y las cualidades propias del ejemplar.

    Escarda no se dedica en exclusiva a competir con caballos, ya que desde su finca doma a potros, a caballos, y los utiliza para diferentes eventos que lo requieran. La doma vaquera queda relegada, en el caso de este jinete, a su deporte preferido, aunque la cría de caballos es a lo que dedica mayor tiempo «yo vivo de esto y me da publicidad para mi trabajo, que son los caballos».

    Como cualquier deporte, la doma vaquera requiere cierta preparación física, pero Escarda lo resume en «montar todos los días». En opinión del jinete, «los grandes montadores se nacen, no se hacen. Hay que estar obsesionado y ser muy constante». El caballo, por otra parte, responderá en función de la predisposición del jinete, ya que el animal «nota si lo están montando con verdaderas ganas o lo hacen de mal humor. Cuando Cruz Escarda se sube a lomos de Marcos «procuro es venir con la mente fresca y que no me interrumpa nada. Si vengo enfadado ese día no monto. Monto para disfrutar y estar a gusto».

    Tras el triunfo en el campeonato de Castilla y León, Cruz deposita sus objetivos en el campeonato de España del próximo año. «Mi propósito es mejorar cada día y estar entre los 10 primeros de España».

     

     

    Fuente e imagen: elnortedecastilla.es

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín