Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El Camino de Santiago en familia y con caballos

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 16 octubre 2013
    Compartir:

    La familia francesa Fournier podría ser un grupo de peregrinos que realizan el Camino de Santiago si no fuera porque con ellos viajan un mulo, Utison, y una yegua, Princess. Son los encargados de cargar el equipaje de la familia, 80 kilos de ropa, sacos de dormir, comida y un camping-gas. Todo lo necesario para sobrevivir seis meses.

    Salieron, acompañados también por Akita, una simpática perrita, el 16 de julio desde Le Puy-en-Velay y al llegar a Bilbao ya habían visitado Saint Jean Pied de Port, Conques, Hendaya, San Sebastián, Gernika y Lezama, entre otros lugares. Al llegar a Portugalete deciden realizar una parada antes de continuar hacia Castro Urdiales, pero cuando vean Santander dejarán de seguir las flechas amarillas. «Nos gustaría ir a Andalucía a finales de año, porque las temperaturas son más agradables y queremos conocer la cultura equina en el sur de España», explican.

    Por el momento, en su descanso bilbaíno la pequeña Louise, de dos años, aprovecha para echar la siesta. «Sólo tiene ganas de jugar», comentan sus padres. Los vecinos que pasan cerca no están acostumbrados a ver este insólito campamento, frente a la Biblioteca de Deusto o al borde de la ría. Algunos de ellos, incluso, se detiene a observar los equinos o tomarles alguna fotografía.

    «La idea fue de mi marido, quería viajar a Latinoamérica pero a mí me pareció mucha distancia para ir con la pequeña. Siempre hemos tenido caballos y nos apetecía hacer el viaje con ellos», confiesa Stephanie, que es profesora y Nicolás, su marido, herrero. Una excedencia y un permiso de vacaciones parental les han permitido cumplir un sueño en el que, hasta ahora, «lo mejor ha sido contemplar el mar desde el mirador de Deba».

    A un ritmo de 10 kilómetros cada dos horas y media, calculan que estarán de vuelta en casa por Navidad. «Al comienzo fue duro porque los caballos no estaban acostumbrados a las ciudades, al ruido y al tráfico. A la niña le costó un poco también, porque cada día era un lugar nuevo, un cambio. Pero ahora todo va estupendamente», estiman.

    «Bilbao es una bonita ciudad. Lo que más nos ha gustado son los puentes, nos han llamado mucho la atención. Mi marido es feliz viajando. Yo también, pero echo de menos a mi familia. Aún así, no descarto que repitamos el recorrido cuando Louise tenga un hermano, en un futuro. Es una manera muy agradable de viajar, cerca de la naturaleza y con ninguna prisa por llegar».

     

    Contenido relacionado:

    Aurelio Castro - Jinete experto en el Camino de Santiago a Caballo

    IE-016: El Camino de Santiago de Levante a caballo

    Caballos, burros, ponis y perros peregrinan en el Camino de Santiago

    Dos carros tirados por cuatro caballos son los primeros en completar el Camino de Santiago de Levante

    Los Amigos del Caballo de Fuenteguinaldo repiten aventura con un nuevo tramo del Camino de Santiago

    La Guardia Real recorre varias etapas del Camino de Santiago por Cantabria

    Buscan fomentar el peregrinaje a caballo en el Camino de Santiago

    Se escapa un caballo peregrino en la ruta jacobea

    Roban 2 caballos a peregrinos de la Ruta de la Plata

     

     

    Fuente e imagen: elcorreo.com/Borja Agudo

    Artículos
    Suscríbete al boletín