Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Fernando Martínez de Albornoz - Jinete

    ArtículoHistoria - Jinetesmartes 31 enero 2012
    Compartir:

    Fernando Martínez de Albornoz nació en Huesca en 1932. Conocido como 'Pichi', ha recibido recientemente un homenaje a toda su trayectoria en la Hípica de Loiola, en Guipúzcoa, coincidiendo con su ochenta cumpleaños.

    El jinete oscense lleva más de treinta años afincado en San Sebastián, de modo que el homenaje no sólo cubrió parte de su carrera en tierras vascas sino que además contó con el acompañamiento de más de doscientas personas que han seguido de cerca de lo largo de tantos años.

    Aún actualmente, Fernando sigue acudiendo a la Hípica de Loiola todos los días. Y es algo que lleva haciendo desde hace muchos años, ya que él se lo toma, más que como una pasión, como una obligación, pues en sus propias palabras: «Hay que trabajar con los caballos todos los días. Soy militar y empecé bastante tarde a practicar esta actividad, cuando tenía más de veinte años. En la academia era muy deportista. Practicaba gimnasia, salto de trampolín... Aquí no había mucha tradición y, entre otras cosas, por eso empecé».

    Martínez de Albornoz confiesa que no se le daba muy bien en sus comienzos: «Yo era más malo que corriente, la verdad. Después de toda una vida dedicada al caballo, comprendes que el estado de forma es fundamental. Entenderte con él es también clave. Una de las partes más bonitas es cuando comienzas con un animal nuevo. Yo lo comparo con un hijo, como cuando piensas que éste me saldrá más listo, el otro menos listo...».

    El jinete resalta, además, que se trata de una actividad dura, que exige mucho esfuerzo, pero que afortunadamente, con el tiempo se recoge el fruto: «Es sacrificado en el sentido de la ocupación; hay que echarle mucho tiempo. Pero es muy compensatorio cuando tienes éxito. Gané 36 grandes premios (Oviedo, Gijón, Barcelona, Zaragoza, León) y 500 primeros, y me caí 467 veces. Se cuenta todo. Me rompí las dos piernas a la vez y otra vez me rompí el cruzado interno y el menisco de la rodilla derecha...».

    Pese a los baches, Fernando sigue disfrutando de montar a caballo: «La comunión que tenemos entre los hípicos es especial. Nos unen muchas cosas. En Guipúzcoa tenemos ahora varios clubes, como el de Jaizubia en Irún. La parte más bonita es el paisaje que disfrutamos porque la mayoría de clubes cuentan con zonas muy bonitas. Esto ahora en Loiola se nos ha complicado un poco con tanta carretera...».

     

     

    Artículo e imagen (Michelena) publicados originalmente en diariovasco.com el 31/01/2012

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín