Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Francisco Ortiz Acuña - De Doñana a la Camarga Francesa a caballo

    ArtículoHistoria - Jinetesmartes 24 septiembre 2013
    Compartir:

    Francisco Ortiz salió el 1 de mayo de 2013 con su caballo "Manguara" de Villamanrique de la Condesa, en Sevilla y dos meses y medio después, el 16 de julio, tras recorrer 1.668 kilómetros, llegó a Les Saintes Maries de la Mer. Francisco Ortiz (Sevilla, 1956), abogado, hermanó a caballo Doñana con la Camarga francesa. 

    ¿Por qué hizo el viaje? 
    Mi idea era hacer un camino tipo el de Santiago, pero me decanté por algo muy especial porque el caballo también lo era. 

    ¿Qué encontró al final? 
    En Arlés se fue sumando gente a caballo. Me acogían en picaderos. Me daban de comer. Participé en el protocolo de hermanamiento entre Villamanrique y Les Saintes Maries de la Mer, donde dice la leyenda que llegó María Magdalena con las reliquias de Cristo. 

    ¿Cómo lo recibieron? 
    El alcalde de Les Saintes nos nombró ciudadanos de honor al caballo y a mí. 

    ¿Qué lazos unen a Doñana con la Camarga francesa? 
    Son como dos gotas de agua. Luf Hoffman, uno de los fundadores del parque de Doñana junto a José Antonio Valverde, tiene una finca en la Camarga. En Les Saintes Maries de la Mer tienen en Pentecostés una festividad muy parecida al Rocío. Se juntan un millón de gitanos de toda Europa y sacan a la Virgen. 

    ¿Hicieron el camino entero? 
    Salvo dos tramos. De Alcañiz a Fraga tuvo que ir el caballo en un camión porque perdió la herradura y también entre Pons (Lérida) y Puigcerdá. Volvió a perder la herradura y se le inflamó un tendón. Estuvimos cinco días hasta que se le pasó la inflamación después de meter medio cuerpo del caballo en las heladas aguas del río Segre. 

    ¿Qué hay después del viaje? 
    En España hay muchos y muy buenos caballos, pero he visto casi todas las cuadras vacías. En Francia, en Europa se lo toman mucho más en serio. Existe una red europea de posadas ecuestres que en España podría atraer a franceses y alemanes. Dos empresas de Andorra que se dedican a expediciones de largo recorrido a caballo. En España no se explota la idea. Ni ésta ni ninguna. 

    ¿Hizo un cuaderno de bitácora? ¿Vio el mar a caballo? 
    Sólo al final, ya en Francia. Pasé por Agde, donde está la playa nudista más importante de Europa, y por Sête. 

    ¿Ha dormido a la intemperie? 
    He dormido en cementerios, en naves agrícolas y ganaderas. No estaba nada preparado. Seguía el consejo de Machado, caminante no hay camino. Mejor no agobiarse. Una media de 35 kilómetros diarios. Lo hacen muy pocos hombres y muy pocos caballos. Seguía el consejo de un viejo caballista: parábamos cada hora y media para descansar y que Manguara comiera hierba. 

    ¿Ha sido su Rocinante
    Procuré que no fuera rocín flaco. Iba con cuatro amigos de refuerzo que se adelantaban y le buscaban alojamiento al caballo. Iban en una furgoneta con el heno y la comida del caballo. Siempre la misma comida. El 20 de mayo cumplió nueve años y le regalé una tarta de zanahorias. 

    ¿Esos amigos han hecho el papel de Sancho Panza? 
    No exactamente. Se encargaban de la logística y el GPS. Siguiendo con el símil, en pleno camino del Quijote, un pueblo de Albacete que se llama Casas Ibáñez, hay un vertedero de basura. Da sonrojo y vergüenza ajena. 

    Dicen los juristas que los derechos de los animales no existen... 
    Me repugna cualquier maltrato físico o psicológico a cualquier animal, incluso a los humanos. Los atribuyo más a falta de formación o incultura que a mala fe. 

    ¿Qué aprendió como abogado? 
    Como abogado he estado muy sujeto a presiones de tiempo. Nos movemos con plazos. Hay que presentar una demanda en un plazo de veinte días. El manejo del tiempo ha sido un aprendizaje del propio caballo. 

    ¿Por dónde cruzó la frontera? 
    Entre Puigcerdá y Bourg-Madame, primer pueblo francés. 

    ¿Qué ha sido lo más difícil? 
    He pasado calamidades. Caminos cortados, carreteras impracticables. Me han llegado a dar golpes con la etiqueta del señorito. Pero no puedo generalizar. El pueblo español es generoso, hospitalario, buena gente, nada que ver con los que se pelean en Tele 5. He conocido a personas magníficas que lo están pasando muy mal y te lo ofrecen todo. Tenemos un pueblo que vale la pena. 

    Trianero de Villamanrique. Lo tiene todo para ser rociero... 
    Soy hermano de Sanlúcar de Barrameda, con la que hago todos los años el pequeño Rocío de San José. El Rocío propiamente dicho no lo hago. Mi relación con el parque es más mística. 

    ¿Credenciales de Manguara?

    Lo compré en Arroyomolinos de León, Huelva. Es de madre hispanoárabe y padre trakehner, de ascendencia prusiana. Elegante y trabajador al mismo tiempo.

     

    Contenido relacionado:

    A caballo hasta Alemania en busca de trabajo

    Filipe Masetti - De Canadá a Brasil a Caballo

    Amador González - Carruaje, caballo y perro en una singular vuelta a España

    Francisco Ortiz - Ruta a Caballo de Doñana a Francia

    Luis Eneas - Aventuras junto a Caramelo

    Peter Ritz - De Andalucía a Alemania

     

    Fuente e imagen: diariodesevilla.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín