Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Jesús Garmendia - Jinete y Entrenador

    ArtículoHistoria - Jineteslunes 13 febrero 2012
    Compartir:

    España no participará en el concurso de salto de obstáculos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 al quedar en octavo puesto el año pasado y quedar, de esta manera, fuera de los JJ.OO. Hubo continuos problemas, con grandes discrepancias y todo tipo de problemas que hicieron que muchos apuntaran hacia la una mala gestión federativa.

    El jinete Jesús Garmendia fue el mejor español en el Mundial de 2010 en Kentucky, pero una de las 'víctimas' de ese descontrol federativo. Sin embargo, el donostiarra se lo ha tomado con tranquilidad, a pesar de que sus afirmaciones son contundentes.

    «El año 2010 había sido muy duro para mi mejor caballo 'Lord du Mont Milon' debido al Mundial, una competición muy exigente y con un viaje transoceánico por medio, y por las muchas pruebas en que compitió. El caballo estaba físicamente agotado y por eso pacté con la Federación bajar un poco el nivel esa temporada, no forzarle, seguir a mi ritmo y recuperarlo para que estuviera de nuevo a tope para los Juegos de Londres. Sin ninguna explicación, me excluyeron del equipo para el decisivo campeonato de Europa de Madrid y mis compañeros no consiguieron la plaza olímpica».

    Aquel Europeo de Madrid fue un auténtico caos entre jinetes y la Real Federación Hípica Española, de quienes Jesús prefiere no opinar.

    Garmendia, a sus 46 años, reconoce que por delante de España hay otros países de gran nivel como Francia, Alemania, Inglaterra, Irlanda o Suecia, con los que no cabe comparación alguna. En sus propias palabras «Como país criador, España sólo produce el caballo andaluz que es precioso para espectáculos, pero no para la competición de saltos de obstáculos. Alemania cría 32.000 caballos al año, Francia 14.000. Nosotros tenemos que salir a comprar a un mercado de 75.000 caballos que se crían al año en Europa».

    El jinete hace una analogía con el mundo del fútbol: «las grandes promesas cuestan carísimas y sus propietarios no quieren venderlas salvo que pagues cantidades astronómicas. Un caballo para salto de obstáculos puede costar de 50.000 a 350.000 euros, dependiendo de su proyección. Aunque puede suceder como en el fútbol, soy hiperfutbolero, que fichas a un juvenil fantástico y luego no resulta y has tirado toda la inversión por la borda».

    Garmendia tiene una vida aparte de estos temas federativos y de las grandes competiciones internacionales. En su vida tienen prioridad los caballos que posee, sus alumnos y los propietarios de los caballos que son los que sustentan todo este esfuerzo.

    Si bien el jinete considera que los Juegos de Londres hubieran sido un gran broche a su carrera, ahora sus ocupaciones son otras: hacerse cargo de todos los gastos de caballos, alimentación, cuadras, transportes con camiones y remolques... En sus palabras: “Toda una infraestructura que se mantiene con mucho esfuerzo y por el amor a esta especialidad”.

    Garmendia entrena a cuatro jinetes. «Me encanta enseñar a los chavales un deporte que considero muy aconsejable porque educa en la constancia y la disciplina, enseña a respetar y a querer a un caballo. Hoy en día en que en ocasiones parece que muchos adolescentes no quieren a sus padres y los ven casi como enemigos, la hípica enseña a querer. Hay que ver cómo quieren los jinetes jóvenes a sus caballos».

    Junto a esa labor instructora, el jinete continuará compitiendo, pero en concursos nacionales. Mientras tanto, continúa con su vida junto a la soprano Ainhoa Arteta y su hijo Iker, entre Barcelona y San Sebestián, ciudades en las que viven ‘a caballo’.

     

     

    Artículo e imagen (José Mari López) publicados originalmente en diariovasco.com el 28/01/2012

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín