Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    José Antonio Maldonado 'Oñete' - Jinete Veterano

    ArtículoHistoria - Jinetessábado 28 enero 2012
    Compartir:

    Juan Antonio Maldonado ‘Oñete’ es, con 78 años, el jinete veterano del Club Vistahermosa, en El Puerto de Santa María (Cádiz). Pertenece a una arraigada familia ecuestre de Jerez y es nieto, padre, hermano y tío de grandes jinetes.

    Como cada día, a las once aparece en las cuadras, donde a las once de la mañana de cada día, Oñete llega a las cuadras preparado para el entrenamiento diario. Una o dos horas. “Cuando estoy sobre el caballo no me duele nada”, afirma, orgulloso. “A mí me gustan los caballos un poquito peleones”. Hugo es un ejemplar de quince años, capado y retirado de la disciplina de salto. A Oñete le entusiasma: “Es fuerte y eso me gusta”.

    Hace un par de años, Oñete sufrió una caída saltando una mesa estática, que le hizo plantearse seriamente si seguir o no la misma práctica a caballo. “Tuve que sopesar si seguía saltando o seguía montando sin asumir riesgos. Si a estas alturas me rompo una pierna por caerme saltand,o tendría que estar cinco o seis meses en reposo. Y esto a mi edad supondría una retirada forzosa. Así que decidí no volver a saltar y seguir montando”.

    Maldonado lleva toda una vida dedicado a su gran pasión: los caballos. Empezó a los cuatro años, cuando su abuelo le introdujo en ese adictivo mundo. Salvador Correro, conocido personaje dentro del mundo de las carreras de caballos, fue el encargado de la educación ecuestre de los hermanos Maldonado. Cuando Oñete se trasladó a Madrid por cuestión de estudios, siguió montando en el Club de Campo y, posteriormente, cuando se trasladó a Pamplona, consiguió hacerse un hueco en los establos militares. “Había oficiales del Ejército que tenían adjudicados caballos de salto pero cuando por razones de sus servicios no podían trabajar los caballos, lo hacía yo. Gracias a ese acuerdo no dejé la afición”, recuerda.

    De una u otra forma, Oñete siempre se ha mantenido estrechamente ligado a los caballos. Y sin haber sido nunca un jinete profesional, Oñete ha practicado la equitación a un altísimo nivel. Tras su vuelta a Jerez, los hermanos Maldonado trasladaron su afición a Chapín, hasta que Alejandro se hizo cargo del Club Hípico Vistahermosa. Oñete se fue con él y con sus caballos. Y allí continúa. Por sus establos han pasado ejemplares como ‘Chambra’, ‘Azulín’, ‘Verbena’, ‘Maravilloso’, ‘Urogallo’, ‘The Croft’ y ‘Hugo’, que es el que monta actualmente.

     

     

    Artículo originalmente publicado en diariodejerez.es por Raquel Benjumeda el 26/01/2012

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín