Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Juan Carlos Iniesta - Presidente de la Federación Hípica de Vizcaya

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 29 febrero 2012
    Compartir:

    Juan Carlos Iniesta mantenía un contacto con la hípica bastante esporádico como aficionado, ya que nunca compitió, pero la pasión de sus hijos por montar a caballo le introdujo en el mundo.

    Acompañando a sus hijos, realizó un cursillo para ser juez y finalmente se convirtió en presidente de la Federación Vizcaína, cargo en el que se desenvuelve desde 1997. Y que sólo lo dejó durante un año, hasta que volvió para reemplazar a su sustituto, que había tenido que irse a Barcelona.

    En estos casi quince años al frente de la Federación vizcaína, y como en muchas otras federaciones, el número de licencias y de clubes han ido creciendo progresivamente. Iniesta recuerda que, cuando accedió al cargo, existían cinco clubes y ahora son 32. Unnas 100-200 licencias y en la actualidad alcanzan las 1.600. Además de 1.200 tarjetas federativas y más de mil caballos federados. Los números hablan por si solos.

    Otra de las actividades que promueve la Federación es la difusión de la equitación entre los más pequeños. Se inician montando en ponis, en ocasiones a través de programas de deporte escolar acordados con la Diputación, y a partir de ahí, los hay que se enganchan a la hípica. Sin embargo, estas iniciativas escolares no están enfocadas a la competición, tan sólo a la iniciación. Es una manera de que los más pequeños tengan su primer contacto con los caballos. También aprenden a cuidar del animal: lo limpian, le dan de comer y se les enseña el material ecuestre.

    Iniesta quiere aclarar que este deporte no es tan caro como se percibe socialmente. Al menos no a nivel de iniciación, otra cosa es montar profesionalmente y competir. Ahí los gastos se disparan. Se debe disponer de caballos propio, alojarlo, mantenerlo, etc… aunque también hay clubs que ofrecen el alquiler de caballos para competiciones menores.

    Iniesta deja claro que el vínculo entre la persona, caballo y naturaleza deja una profunda huella y es que estos animales son sumamente agradecidos.

     

     

    Fuente e imagen: dxt21.com/elcorreo.com


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín