Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Juan Manuel Muñoz Díaz - Jinete Olímpico en Doma Clásica

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 11 julio 2012
    Compartir:

    Juan Manuel Muñoz Díaz, nacido en Écija en 1969, ha alcanzado la élite de la doma clásica y está situado en una excelente posición. La que le permite contar con Londres 2012 como sus segundos Juegos Olímpicos gracias, también, a su fiel compañero de fatigas, el Pura Raza Española "Fuego de Cárdenas", aunque en Pekín participó bajo el nombre de "Fuego XII".

    Jinete y caballo, adquirido por la yeguada siendo un potro de cuatro años y con fines de semental, acuden a Inglaterra acompañados de Beatriz Ferrer-Salat, con "Delgado", y Morgan Barbançon, con "Painted Black". Esperan conseguir el bronce por equipos, y, Muñoz, con conseguir estar entre los diez mejores en la clasificación individual.

    Muñoz habla así de la devoción de Écija por el mundo del caballo. "Me siento muy de mi pueblo y durante el año vivo allí seis o siete meses, salvo cuando hay competiciones. Desarrollo mi actividad allí, en la yeguada de Miguel Ángel Cárdenas, a cinco kilómetros de Écija".

    Y cuenta sus orígenes en el mundo ecuestre: "A los 20 años empecé a practicar este deporte, antes sólo era un hobby. Entonces comencé a formarme en Alemania y en Inglaterra, como jinete y como entrenador. Llevo como profesional 20 años y me dedico a preparar caballos para competir, imparto clínics por el mundo y doy clases particulares los fines de semana. Trabajo mayormente con caballos de pura raza española".

    El cuartel general del equipo español se encuentra, no obstante, en unas cuadras de Düsseldorf, en Alemania, a dónde se dirigen cada primavera para preparar las competiciones estuvales, ya que, además, suelen ser en su mayoría en Francia, Holanda, Dinamarca y Alemania.

    El jinete tiene los objetivos bien definidos y conoce claramente el panorama: "voy a intentar acabar dentro de los 10 primeros; este año tenemos un buen equipo, dos caballos importantes más el mío, tres. Hay opciones de bronce por equipos. En el Europeo estuvimos cuartos y este año vamos mejor, pero depende de que tengamos un buen día y los demás estén más flojos, del caballo y de la simbiosis con él. Puede ser un año interesante para medalla".

    En la doma clásica suele ocurrir como en otras disciplinas, que hay países que siempre pugnan enrte ellos y acaban copando los primeros puestos. Esto se debe a que invierten muchos años en preparar a los caballos para la doma. Además, hay que contar con la subjetividad con la que los jueces evalúan el ejercicio. Muñoz lo escenifica de la siguiente manera: "Alemania, Holanda e Inglaterra deben pelear por el oro y la plata, después estamos Dinamarca y nosotros. Es un deporte tan subjetivo que aun haciéndolo bien no sabes dónde acabarás. Tenemos cinco jueces, tres en un lado corto y dos en el largo. Normalmente se suelen aproximar en sus puntuaciones".

    En Pekín quedó en decimosexta posición, de modo que no pudo pasar al Gran Premio Estilo Libre con los 15 mejores. Pero Muñoz afirma entusiasmado que el nivel ha subido bastante desde entonces en el equipo español. “Está Beatriz, muy experta, como yo, y Morgan Barbançon, una chica catalana muy joven que está sacando muy buenos puntos. El trío es de los más completos". A ello hay que sumarle la experiencia que el propio caballo ha ido adquiriendo con estos años ya que según expone el jinete, "Fuego de Cárdenas no sólo tiene mucha más experiencia, sino que está más concentrado y puede ser éste su mejor año", cuando ha cumplido 14, "la mejor edad, porque a partir de los 10 o los 12 están más cuajados".

    Muñoz ha sabido sacar todo lo mejor del pura raza española: "No es fácil, porque en la competición abundan los caballos centroeuropeos, alemanes u holandeses, que llevan 100 años preparando caballos para este deporte. Para nosotros es más difícil porque la raza lleva 10 o 12 años en la alta competición. Pero el mío ha demostrado, siendo quinto y sexto en grandes citas, que puede llegar a estar ahí. Necesitamos más cantidad de este tipo de caballos para seguir mejorando".

    Casi diez años con "Fuego de Cárdenas", hace que el caballo haya pasado a ser un miembro más de la familia del jinete. "Tengo tanto trato con él... Me conoce y somos como dos amigos que hacemos kilómetros y competiciones juntos. Es un aspecto importante que tenga confianza en ti y se sienta protegido. Hay una simbiosis, una especie de unión como entre un perro y un amo. Hay diálogo en el adiestramiento, pues se trata de que el caballo interprete la manera en la que le dices las cosas. Pero lo más importante es la confianza del caballo en el jinete y que tenga la mente fresca. Hay que tratar al animal con mucho tacto".

     

     

    Fuente e imagen: diariodesevilla.es


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín