Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Lisa Marie Wippich - De Alemania a Sevilla

    ArtículoHistoria - Jinetesmartes 03 junio 2014
    Compartir:

    Lisa Marie Wippich ha tomado el camino inverso al que muchos jóvenes españoles se ven obligados a llevar por falta de trabajo pues ella deja Alemania para instalarse en España.

    Dice que en su casa de Brawnschweig, cerca de Hannover, «no se ha perdido nada», porque su «vida está en España» y el futuro laboral en Sevilla a partir de agosto de este año, donde va a trabajar con los caballos, su gran pasión.

    Antes, ha decidido recorrer el Camino de Santiago en compañía de su caballo Bufón.

    La encontramos en Ponferrada a donde llegó a lomos de Bufón después de una etapa del Camino de Santiago algo complicada porque se desvió de la ruta y acabó haciendo la mayor parte del trayecto por carretera. Como todos los peregrinos, su objetivo es Santiago, y, después, Finisterre tras pasar seis meses trabajando como hospitalera en Astorga.

    Conoce la tradición de quemar la ropa y bañarse en la playa al llegar a Finisterre aunque no está segura de si cumplirá con ella pues ha sido advertida por profesionales de la Costa da Morte de la peligrosidad de algunos arenales. En cambio, «mi caballo irá a la playa en Fisterra y se bañará», mostrándose así más confiada respecto a Bufón.

    Una vez alcanzado este objetivo seguirá su periplo sin mucha preocupación por buscar un asiento definitivo porque, tal como dice: «Mi camino es mi casa». Sus planes inmediatos pasan por «seguir hacia Portugal» y no precisamente por la vía más fácil.

    «Quiero bajar hasta Sevilla, pasando por Oporto y por Lisboa, pero bordeando toda la costa», comenta, a sabiendas de que no es ningún camino de rosas. Hará muchos más kilómetros al pie del mar que por la Ruta de la Plata, pero no le importa. Está convencida y segura de lo que quiere.

    De lo recorrido hasta el momento, recuerda con especial pesar las dos semanas que tuvo que detenerse debido a los problemas de salud de Bufón y se queda con el albergue de Rabanal, también en León. «Allí pasé tres días fantásticos. Es un sitio que funciona con la voluntad de la gente. Comíamos todos juntos, tocábamos la guitarra y mi caballo tenía un gran espacio para moverse suelto», recuerda con una sonrisa en el rostro.

    No cuenta con una motivación clara para meterse de lleno en el mundo del Camino, porque tiene muchas: «Un viaje espiritual, turismo,...» y, sobre todo, «lo que marca el corazón».

    Su historia ya ha sido recogida por la prensa alemana y el hecho de llegar sola con el caballo a los albergues por los que pasa le garantiza la atención de todos y, como mínimo, unos minutos de charla, a los que accede encantada. Eso es para ella y para millones de personas lo que engancha de esta ruta.
     

     

    Contenido relacionado:

    Camino de Santiago a caballo

    El Camino de Santiago en familia y con caballos

     

     

    Fuente e imágenes: lavozdegalicia.es  

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín