Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Natalia Estrada - Ex presentadora y actriz, ahora volcada en los caballos

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 01 agosto 2012
    Compartir:

    Natalia Estrada, presentadora de televisión conocida en España en los años 90 y posteriormente en Italia, vive ahora a un ritmo y con un estilo que nada tiene que ver con el glamour televisivo. Actualmente está centrada en los diez caballos que comparte con su esposo en tierras italianas y que le han convertido en una cowgirl del siglo XXI.

    Juntos están al frente de Ranch Academy, un centro de formación y exhibición ecuestre en el que recuperan la monta al más puro estilo del viejo oeste americano. «Fue una decisión propia. Entraron en mi vida hace diez años como mi pasión y ahora son mi día a día», confiesa la exestrella televisiva.

    No son solo caballos, es todo lo relacionado con el estilo western, una forma de vida sobre la que Estrada comenta que «por culpa de los “espagueti western” el cowboy tiene una imagen de sucio maloliente que siempre va escupiendo, pero no se corresponde con la realidad para nada. Todo lo contrario, el cowboy es culto y elegante tanto en su forma de ser y en la monta como a la hora de vestir».  

    Su filosofía vital se asemeja a la que queda plasmada en “El hombre que susurraba a los caballos. Su marido y ella, de hecho, guardan una estrecha relación con el jinete que inspiró primero la novela y luego la película. «Le invitamos una vez al año a nuestra casa, es algo así como nuestro maestro», comenta Estrada.

    La ex actriz y presentadora suele venir a España de visita a menudo, de modo que no le da tiempo a echar de menos casi nada y tiene su vida completamente montada en Italia. «Trabajar con el caballo de rancho en España sería bastante difícil. Y es que, si bien hay tradición de doma vaquera en el Norte,  no cuaja mucho nuestra modalidad. Por ahora son los españoles los que vienen a nuestros cursillos».

    Natalia ha sabido encontrar la verdadera felicidad delante de un caballo: «En todas las etapas de mi vida he intentado ser feliz y siempre lo he conseguido allí donde he estado. Además he sabido cambiar de rumbo cuando lo que estaba haciendo no me gustaba». Y hace diez años decidió aprender equitación. Aunque realmente, el cambio profundo tuvo lugar en 2003, al sufrir una grave caída de uno de sus caballos favoritos. «Tropezó, me dio un golpe en la cara, caí contra un recinto de madera... Lo cierto es que estuve bastante jorobada, pero luego me recompusieron en el hospital. Y aquella experiencia, lejos de alejarme de este mundo, hizo que naciera una relación natural con el animal, cómo conocerle, saber de sus reacciones... desde ese momento me di cuenta de que no me podía limitar a subir a caballo y hacer unos ejercicios. Así surgió la magia, vi la película en el hospital con la escayola. Fue una señal, el principio de todo lo bueno que me está pasando». 

     


     

    Fuente e imagen: larazon.es / Foto cedida al diario por Natalia Estrada

    Artículos
    Suscríbete al boletín