Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Óscar José Ferreño Fraga - La decadencia de un caballista

    ArtículoHistoria - Jinetesjueves 28 junio 2012
    Compartir:

    Cuando Óscar José Ferreño Fraga tenía tan solo 28 años solía alardear de que poseía 46 caballos y que su sueño era montar un picadero en la parroquia ferrolana de Brión. Siempre tuvo muy claro, desde los tres años, que iba a ser jinete y aprendió de forma autodidacta. Con orgullo afirmaba que que había invertido todos sus ahorros en comprar ocho caballos de distintas razas. Todo ello, con el dinero conseguido trabajando en una empresa de montajes.

    Por aquel entonces su vida se centraba en torno al mundo del caballo. Llegó a darse a conocer en el mundillo y fue destacando en las competiciones de la zona poco a poco.

    Sin embargo, en septiembre de 2008 ocurrió un hecho que le marcaría profundamente, en la feria de Santa Cruz, en O Valadouro. Su mujer falleció en lo que fue considerado un accidente, cuando el caballo en el que montaba se asustó al pasar junto a una torre eléctrica y salió al galope. La mujer, de 30 años, cayó del equino y perdió la vida instantáneamente al golpearse la cabeza con fuerza.

    Marcase el suceso o no a Óscar José, el caso es que a partir de ahí su vida fue en declive. Su nombre aparecía vinculado más a los asuntos turbios del mundo nocturno que a los éxitos deportivos.

    En marzo de 2010 Ferreño fue detenido como presunto jefe de una red de narcotraficantes que importaban droga al área de El Ferrol procedente de Cádiz. La red trasladaba los estupefacientes por carretera y utilizaba el negocio hípico de Óscar José como tapadera, según las investigaciones. Él junto a otras cinco personas ingresaron en prisión provisional por esos hechos, que aún no han sido juzgados.

    No fue la última vez que Ferreño sería arrestado. De nuevo, en diciembre del año pasado volvió a pisar dependencias policiales por otro asunto de narcotráfico. Fue acusado de participar en una red que distribuía drogas por prostíbulos, campamentos chabolistas y otros puntos de venta de El Ferrol. Por lo visto, la red colaboraba con criminales colombianos y parte de los ingresos obtenidos se blanqueaban en dicho país, según las investigaciones. La red movía la droga camuflada en juguetes.

    Ya con anterioridad a este asunto, Ferreño había sido sentenciado por un delito relacionado con el robo de caballos, su pasión. Ésta, su única condena firme hasta el momento, se remontaba a mayo de 2009, cuando fue multado con 6.000 euros y un año de cárcel por robar una yegua y a ‘Rayo’, “un caballo de raza cruzado, tipo bayo palomino”, tal como quedaba descrito en la sentencia.

    La desgracia en la vida de esta caballista llegaría en junio de 2012, al ser acusado del asesinato de la que había sido su pareja durante cerca de un año hasta diciembre de 2010, Iria García Bouza, en Narón (Ferrol) a cuchilladas. Ferreño Fraga había tocado fondo en el momento en que confesó el crimen al ser arrestado en Brión.

     

     

     

    Fuente: lavozdegalicia.es

    Imagen: elidealgallego.com

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín